A romper la maldición

Han pasado 26 años desde la última ocasión en la que los Bills consiguieron una victoria en postemporada, en cinco ocasiones han conseguido llegar a playoffs, pero en todas perdieron su primer partido en la ronda de comodines, algo que buscarán cambiar hoy al mediodía cuando reciban a los Colts en choque que en el papel luce disparejo en favor de Buffalo por muchas circunstancias.
El equipo comandado por Josh Allen llega con seis victorias de forma consecutiva y habrían sido 10 de no ser por la derrota de último segundo ante Arizona. La ofensiva de Buffalo luce imparable con la pareja de Cole Beasley y Steffon Diggs haciendo daño de forma continua gracias al enorme nivel que tiene Allen que incluso lo ha metido en la charla para el MVP de la temporada. Todo esto sumado a una defensiva que aguanta cuando lo amerita ponen a los Bills como favoritos además de que el clima podría ser un factor en su favor.
Por parte de los Colts tratarán de encomendarse a una defensiva que logró 25 robos de balón a lo largo de la temporada y que puede realizar jugadas grandes. En su ofensiva tendrán que buscar a Jonathan Taylor que corrió para más de 250 yardas el domingo pasado ante Jacksonville y que podría ser una clave para quitarle presión a Philip Rivers, también con posesiones largas los Colts podrían quitarle ritmo a la ofensiva de los Bills. En cuanto a experiencia Rivers tiene mucho más que Allen en algo que es importante a estas alturas de la temporada.
Más allá de todos los pronósticos, los Bills cerraron el juego como el mejor equipo de la NFL, pero la presión de tener una racha negativa en postemporada puede ser un factor importante. Es hora de que Josh Allen se quite los fantasmas y muestre que pertenece a la élite de la liga, mientras que el tiempo se agota para Philip Rivers, un histórico que no ha logrado trascender en el momento importante. Bills y Colts abren la postemporada de la NFL con juego más que interesante que encenderá las emociones de un sábado de locos.