Salvador Rodríguez López

Con unidad y esfuerzo Aguascalientes debe recuperar los 10 mil empleos que perdió entre marzo y abril y aquellos que se agreguen de mayo. Ha sido un período abrumador para el estado, pero como dice el trovero, ya ni llorar es bueno, por lo que sólo queda restablecer el rumbo y confiar que para fines de año se habrá logrado recuperar parte de la pérdida económica y de los puestos de trabajo.

Es una tarea que requerirá de toda la energía del gobierno del estado, de los ayuntamientos y de la sociedad en general, por lo que va ser necesario dejar atrás los lagrimeos que produjo la contingencia sanitaria y mirar hacia adelante.

Para alcanzar ese propósito la administración estatal solicitó al Congreso una reasignación en el presupuesto por 130 millones de pesos y así pueda continuar con los apoyos a las empresas de todos tamaños, que son las que generan más puestos de trabajo.

De manera paralela, el titular del Poder Ejecutivo, Martín Orozco Sandoval, reiteró la exhortación a todos los habitantes para que “no relajen las medidas de prevención y de atención a los protocolos de sanidad”, con lo que se evitará más contagios teniendo en cuenta que la pandemia sigue presente.

El regreso a las actividades económicas no significa claudicar a la entrega de la gran mayoría de las familias, que por casi tres meses han permanecido enclaustradas en casa, por lo que el estar en los centros laborales se tiene que seguir con el cuidado personal, como es el uso del cubrebocas, lavado de manos continuamente, evitar reunirse con los compañeros, así sea “en corto”, por el contrario, guardar la distancia, con lo que cada quien se estará cuidando y velará por los demás.

El mandatario lamentó que los empleos alcanzados entre enero y febrero, que fueron alrededor de 10 mil, se perdieran en los dos meses siguientes, pero son cuestiones que nadie puede prever y mucho menos frenar, por lo que hay que darle vuelta la página y ocuparse del ahora.

Está en marcha un análisis para definir las condiciones en que vuelven las empresas, si lo harán por sí mismas o requerirán de algún respaldo, que para ello está el Sistema de Financiamiento Aguascalientes (Sifia), al continuar entregando cheques a micro y pequeños empresarios.

De manera paralela el gobernante solicitó al Congreso que cambie la modalidad de 130 millones de pesos adicionales para destinarlos a capital de trabajo en más empresas, también a través de Sifia, que constituirá una parte de los proyectos que hay para enfrentar la caída económica, lo que sin duda constituye un desafío para la administración estatal, que hasta la fecha ha logrado ser uno de los estados con menos desempleo y menos muertes por la pandemia.

En el caso de los giros reglamentados por las autoridades municipales, habrá de esperar a recibir la aprobación de esos niveles de gobierno y que además cumplan con los protocolos sanitarios que deben ser vigilados por el ISSEA, por consiguiente “aquí se requerirá de la responsabilidad de los alcaldes para que tomen definiciones”.

Existe plena disposición de brindar el apoyo necesario a los empresarios que así lo requieran y de esta manera también se atiende el renglón de los empleos, que es de vital importancia para arribar en mejores condiciones a nuevos escenarios.

NO SE DETENDRÁ

Si Usted, generoso lector o lectora, lee o escucha la declaración del diputado local de Morena, Heder Guzmán, sobre las condiciones que exige para dar su aval a fin de que el gobierno del estado “se endeude” por 130 millones de pesos, podría suponer que ya no habrá más apoyo a los empresarios, sin embargo él es uno más de los 27 miembros del Congreso del Estado, por lo que si la mayoría expresa su beneplácito se hará como lo tienen planeado en palacio mayor.

El morenista demanda que antes deba conocerse el destino del crédito anterior y “qué se ha hecho en materia de movilidad y en el C5 que sigue siendo un elefante blanco”.

En todas partes de cuecen habas y la mejor muestra está el parlamento español, donde el opositor Partido Popular (PP) le tunde duro y todos los días al gobierno socialista que encabeza Pedro Sánchez. No hay medias tintas, es el todo o nada, lo que no es de extrañar, puesto que el partido de Sánchez también actuó en los mismos términos cuando el PP era comandado por Mariano Rajoy, al que dejaron en paz hasta que hicieron caer a su gobierno.

Aquí se actúa más como rival que buscando el bien de la sociedad. El color tinto de Morena es el mismo que utiliza el Gobierno de la República, en tanto azul y blanco la aplica el Partido Acción Nacional en programas oficiales, como se pudo observar en un recinto deportivo local recién remozado, o que la vestimenta obligatoria del personal al servicio de las administración emanadas de este instituto sean blancas con letras azules de la dependencia en la que trabajan.

En relación con el intención que está en marcha, es casi seguro que la petición reciba una respuesta favorable a partir de un factor fundamental, que la aprobación puede ser por mayoría y ésta la ostenta Acción Nacional, además diputados de otros partidos están de acuerdo en que se impulse a las micros, pequeñas y medianas empresas en estos momentos sumamente críticos, que es a donde van dirigidos los 130 millones de pesos,  y por otra parte lo único que solicita el gobernador MOS es una redistribución de la partida, que inicialmente estaba destinada para inversión e infraestructura de empresas, por lo tanto lo único que cambia es darle un destino directo e inmediato.

No es otra deuda, como lo señala el legislador de Morena, sino prorratearlo de manera diferente dentro del mismo sector y su autorización por parte del pleno tiene que ser a la mayor brevedad, en función de la urgencia que tienen los patrones de trabajar sin la presión de abrir y no tener capital para reiniciar, justo cuando tienen encima varios compromisos ineludibles (agua, luz, teléfono y salarios), por lo que los legisladores están obligados a agilizar el acuerdo y que pronto llegue ese dinero a manos de los hombres y mujeres que son base de la economía.

MENOR RESULTADO

Con seis días de atraso se dio a conocer que el profesorado recibió un aumento de 3.4% directo al salario, inferior en 1.5% del que obtuvieron en 2019, pero que “se agradece” porque “se pensó que no habría”, declaró el dirigente de la Sección Uno del SNTE, Ramón García Alvizo. Condescendiente con la Secretaría de Educación Pública (SEP), que en conjunto con la Secretaría de Hacienda (SHCP) define el monto del incremento anual, el líder seccional consideró que “se entiende la situación económica que se vive actualmente en México derivado de la contingencia sanitaria”, por lo que se reconoce el esfuerzo para otorgarles el alza económica. El gran problema del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que pese a ser el más numeroso de América Latina y por largo tiempo el más poderoso del país, permite que la autoridad (en este paso el patrón) sea la que decida. Esta actitud es parte de una herencia de largo tiempo, ya que en los gobiernos priistas constituía uno de los brazos político-electorales más importantes, por lo que al ser uno más de los soldados de la Revolución aceptaban lo que a bien quisieran otorgarles en materia salarial y prestaciones, y así siguieron en los dos sexenios panista, el sexenio tricolor y ahora en la administración morenista. El espíritu de lucha que debe significar al sindicalismo no está en el SNTE sino en la CNTE (Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación), que lo ha ejercido desde su creación en 1979, lapso en que ha logrado mejorías económicas superiores y aunque los métodos que utiliza no son aceptados por el llamado “sindicalismo oficial”, sin embargo les ha redituado mayores beneficios que al grueso de sus compañeros, mismos que hoy tienen que conformarse con un magro incremento.