El presidente del Consejo Estatal Agropecuario, Ricardo Álvarez, advirtió ayer que el déficit de alimentos se agravará de modo gradual en México y lamentablemente no tiende a mejorar en materia de granos y cereales, y tan sólo el costo de producción del maíz subió un 70% en los dos últimos años, algo similar ocurre con la soya.

Este déficit no se resolverá en el corto plazo, si bien ayudará cuando comiencen a disminuir los combustibles, pero en este momento todos los insumos para la producción de alimentos están muy caros, es decir han subido entre un 50 y 60%, apuntó.

Adicionalmente, cada año hay un menor número de productores del campo, a causa del cambio generacional, aunque no se ha dejado de producir la misma cantidad de alimentos.

A diferencia del Gobierno Federal que no ha apoyado a los productores del campo, el Gobierno Estatal sí lo ha hecho y ha permitido avanzar de modo significativo en una diversidad de cultivos.

Sin embargo, el déficit en la producción agroalimentaria es una realidad en el Mundo, incluido México y Aguascalientes, de ahí la urgencia de la organización de foros a favor del agua, “los productores del campo son el sector más preocupado por el tema del vital líquido, motivo por el cual el compromiso es cuidarla y seguir produciendo alimentos para la población”.

Detalló que el déficit agroalimentario se desencadenó desde la pandemia por el COVID-19, antes había un buen precio de la carne, pero desde el incremento en la producción en países como Estados Unidos, propició que las vacas que antes eran lecheras se canalizaran hacia la carne, generando en consecuencia un desabasto en el lácteo.

Sin embargo, la población sigue en aumento y en consecuencia la demanda de alimentos, donde la tierra para cultivo se mantiene, es necesario aumentar la producción, la cual se encarece, lamentó.

Finalmente, Ricardo Álvarez apuntó que el desabasto de alimentos es consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania, y se espera que pronto termine para que comience a regularizarse el mercado.