Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores, continuamos con la temática que hace un par de semanas inicié con lo que denominé: “Obligación hídrica”, concepto que complementaría permitiendo concretizar el derecho humano al agua, es necesario describir en un marco legal cuáles serán las obligaciones de la autoridad federal, de las estatales y municipales, así como del sector productivo, industrial, agropecuario, servicios y comercial, lo mismo de la sociedad civil organizada y del propio usuario tanto como organizaciones o en lo particular.

La obligación debe partir no sólo desde la concepción en la cual tenemos encasilladas las acciones por emprender en el sector agua que suelen ser reiterativos en atender la demanda, pero se olvidan de la oferta. Debemos recurrir al origen a la fuente, partiendo de cuánta agua tenemos, cómo la obtenemos, a qué costo la obtenemos no sólo financiera sino ambientalmente, y a partir de ahí qué cantidad usar y cómo preservarla para los otros usos, considerando las cuotas ambientales.

Luego el cómo será su acceso, su distribución, qué infraestructura, bajo qué esquemas financieros se extrae y se distribuye, sanea y reutiliza, cuántas veces se reutilizará, y quién será responsable de qué proceso y el cómo.

La inequidad en México no sólo está presente en los individuos o comunidades, sino en las propias autoridades, el ámbito que es más vulnerable y olvidado es el municipal, es el más impreparado técnica y profesional para desempeñar sus funciones destacando los servicios públicos que impactan en la calidad de vida del ciudadano, eso es lo vergonzoso, es la instancia más próxima al ciudadano y la más incapaz, porque prácticamente las acciones del Gobierno Federal y el desarrollo municipal se han enfocado en lo más pueril y banal como son la formación electoral, que simple y llanamente es un forma de acceder al poder y estando en él, la preocupación es cómo conservarlo y el bienestar ciudadano lo dejan para un tercer o cuarto lugar de importancia, ya sé que muchos me dirán la importancia que tiene la democracia, no lo niego, pero la democracia que se vende es lo más perverso, que es crear productos electorales, hacer a través de la mercadotecnia productos, no gobernantes, no administradores públicos eficientes y con un compromiso social. Si a nivel federal nos topamos con esa perversidad, en el ámbito estatal no es la excepción, pero lo más delicado es que el impacto negativo es mayor en los municipios.

Aún en municipios que se presumen con un buen desarrollo, no importa la formación y experiencia profesional con resultados, se coloca a “compromisos electorales”; la obligación hídrica que encontrará más reticencia será la designación del personal directivo de todos y cada uno de los organismos operadores estatales o municipales, incluso en las comisiones estatales o en el supuesto más estrafalario que es un espejismo al crear “Secretarías del agua”, por lo rimbombante muchos se van por ese camino, porque supuestamente eso le dará relevancia y peso, pero lo único es crear un aparato que seguirá como parte de la administración centralizada a la disposición de las ocurrencias del gobernador en turno; y la participación social es sólo de adorno, son inútiles en este sentido, los observatorios, consejos consultivos, si no son vinculantes y participan en las decisiones y se trasparenta la información, no tienen utilidad alguna.

Desde ahí es uno de los primeros pasos. Ahora bien, pasemos a describir en esta colaboración y la próxima qué debe ser considerado en las siguientes obligaciones que etiquetaré bajo los siguientes conceptos: a) Marco regulatorio y legal; b) Planeación; c) Apoyo para la operación y mantenimiento de los organismos operadores; d) Apoyo para la gestión de servicios; e) Calidad de agua y saneamiento de aguas residuales; f) Aportaciones y acciones de la Federación y estados en materia de inversiones, operación para la gestión y ejecución y supervisión.

La próxima semana comenzaré con el marco regulatorio y legal que debe establecer las obligaciones hídricas, pero también cuáles serán éstas involucrando a todos los ámbitos gubernamentales, privados, sociales y usuarios.

No olviden la importancia de emprender políticas y acciones que permitan que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com