Maggie Urzúa
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-Con un llamado del Cardenal Francisco Robles Ortega a seguir el ejemplo de la Virgen María para levantarse de la pereza y servir a los demás, comenzó ayer la Jornada Nacional de la Juventud en Guadalajara.
Alrededor de 6 mil jóvenes católicos de las 19 provincias eclesiásticas de México se reunieron en el Estadio 3 de Marzo.
A lo largo del día participaron en encuentros testimoniales, de catequesis, pastoral, rosarios, números artísticos y la visita de la Virgen de Zapopan.
La Jornada Nacional de la Juventud lleva como lema «María se levantó y acudió sin temor», referencia que plantea la necesidad de que los jóvenes dejen la pereza para transformar los problemas sociales, expresó el Arzobispo de Guadalajara en su mensaje de bienvenida.
«María nos enseña a levantarnos de nuestra pereza y acudir con prontitud al servicio de los demás.
«La prontitud con la que nosotros debemos estar dispuestos a servir a los demás (…) a servir a nuestro México para transformar la realidad en una realidad más digna, más justa», señaló Robles Ortega.
La primera de dos fechas tuvo lugar ayer en la Universidad Autónoma de Guadalajara, en Zapopan; la segunda y última, a celebrarse hoy, se desarrollará en Tlaquepaque.
A las 9:30 horas de este domingo se realizará la marcha juvenil sobre la Avenida Colón, desde el cruce con Lázaro Cárdenas hasta el Santuario de los Mártires de Cristo Rey. Después de una misa será la clausura del evento.
Esta es la Segunda Jornada Nacional de la Juventud que se realiza en el País; la primera tuvo lugar en la Ciudad de México en 2018.
Muchos de los integrantes de la Pastoral Juvenil del Episcopado Mexicano tratarán de acudir el próximo año a la Jornada Mundial de la Juventud con sede en Lisboa, Portugal.