La inflación que se vive en el país ha comenzado a causar estragos en los taxistas, quienes han visto disminuida su actividad, debido a que las familias buscan ahorrar lo más posible, incluyendo el transporte público, señaló el presidente de Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del Estado, Óscar Romo Delgado.
Mencionó que hay una disminución del 10% en la demanda del servicio, lo que complica aún más a los taxistas lograr la liquidación y llevar algo de dinero a sus hogares. A eso se le añaden los altos costos de los productos de la canasta básica que ya no está al alcance de todos.
También, se vienen semanas complicadas para los taxistas con el inicio de las vacaciones por el término del presente ciclo escolar, lo que para Romo Delgado representa una disminución del 20% en el pasaje, especialmente durante las mañanas.
Con el incremento en los combustibles y refacciones, los trabajadores del volante no pierden la esperanza de que durante la próxima administración se pueda lograr un incremento en la tarifa del servicio.
“Nos estamos preparando todos los días para mejorar el servicio y que el comportamiento de los choferes no sea pretexto para que no haya incremento”, explicó el líder de Augtea.