Especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social recomendaron una alimentación adecuada para reducir riesgos a la salud y evitar, o en su defecto combatir, enfermedades de gravedad.
El coordinador del servicio de Nutrición y Dietética en la delegación local Fernando Rubio Martínez, indicó que es fundamental mantener controlado el peso, la glucosa y la presión arterial, más aún durante la presente emergencia sanitaria.
El nutriólogo detalló que se debe de trabajar para fortalecer el sistema inmunológico y mantener las recomendaciones de sana distancia y el uso de cubrebocas para evitar comprometer la salud.
Para ello, es importante consumir diariamente en su forma natural vitaminas A, C, D y otros nutrientes como Zinc, Omega 3 y probióticos principalmente.
Lo anterior, debe ser consumido en tres porciones de distintas verduras, dos frutas, productos integrales y frutos secos. También es importante mantenerse bien hidratado con agua natural, moderar el consumo de alimentos de origen animal, evitar la grasa, reducir el consumo de azúcar y sal y, en lo posible, evitar el alcohol y los alimentos procesados. También, es importante mantener al menos seis horas de sueño, así como evitar el estrés y el sedentarismo con ejercicios regular tres veces a la semana.
“El virus de esta enfermedad permanecerá en circulación aún después de que concluya la emergencia sanitaria. Por ello debemos hacerle frente con un sistema de defensas fortalecido y las mejores condiciones de salud; ambas requieren de una alimentación saludable”, reiteró.