Rubén Torres Cruz
Heraldo Digital

Fue la mañana del 15 de febrero de 2007, cuando se registró el primer hecho violento de gran escala en Aguascalientes a manos del crimen organizado, donde cuatro elementos preventivos fueron abatidos. Los hechos se registraron al sur de la ciudad.
Eran minutos después del mediodía, cuando circulaba una camioneta tipo Suburban con placas sobrepuestas del estado de Jalisco, la cual se desplazaba sobre el Boulevard Juan Pablo II. Era perseguida por otras dos unidades –con placas de la Ciudad de México-, en determinado momento, la camioneta se volcó, retirándose del lugar sus perseguidores.
Atendiendo el reporte sobre el percance vial, policías municipales se trasladaron al lugar de los hechos, al llegar, observaron que en el interior de la camioneta accidentada se encontraron armas de fuego largas, por lo que solicitaban en ese momento la llegada de refuerzos.
Sin embargo, minutos más tarde, los oficiales fueron sorprendidos cuando los sujetos a bordo de los autos con placas de la Ciudad de México, regresaron al lugar de los hechos, abriendo fuego directo contra los policías. En el lugar, murieron 3 de ellos y un cuarto uniformado perdió la vida minutos después, cuando recibía atención médica.
Los oficiales abatidos aquel “jueves negro” como se conoce la trágica fecha son:
• El comandante José Juan Navarro Rincón
• Joaquín Navarro Rincón
• Eduardo Flores
• Genaro Sandoval
Lamentablemente, durante aquel año, los hechos delictivos continuaron, cuando a menos de una semana del primer ataque contra policías, una persona de sexo masculino fue encontrada envuelta con una lona de plástico y con un narcomensaje.
Para antes de que concluyera el mes, fueron encontradas fosas clandestinas. Además, para el segundo semestre del año, tres preventivos más perdieron la vida, -pertenecientes al municipio de Pabellón de Arteaga- y otro más en la ciudad capital.

¡Participa con tu opinión!