Vigile bien su inversión porque puede pasar su dinero a la beneficencia pública, alertó el asesor del Colegio de Economistas, Gerardo Sánchez Herrera, tras señalar que ello está establecido por ley, en caso de no registrar movimiento alguno en su cuenta bancaria.
El experto en finanzas comentó a El Heraldo que según el Artículo 61 de la Ley de Instituciones de Crédito, al cabo de 3 años sin movimientos, incrementos, depósitos o retiros de alguna cuenta de cheques, ésta pasa automáticamente a una cuenta concentradora del Banco de México y tras otros 3 años más, ésta va a dar directamente a la Beneficencia Pública.
En tal sentido, ejemplificó que la Beneficencia Pública está por depositar mil millones de pesos a Bansefi, que está por cambiar de nombre a Banco del Bienestar, para que sea administrado por la Secretaría de Salud. “Este recurso le va a dar una buena bocanada de aire a dicha secretaría, ante la falta de recursos para el sector salud, al no alcanzar para las medicinas, las camas de hospitales y ante la falta de médicos especialistas, donde la OCDE señala que debe haber 9 enfermeras por cada mil habitantes y sólo hay 2.4 y deben existir 4.5 camas cuando sólo existen 0.69 en México”.
Explicó que esos mil millones de pesos que ahora pasarán a la Secretaría de Salud, corresponden a 8 millones de cuentas de gente que nunca reclamó su dinero y que en promedio asciende a 125 pesos por cada cuenta. “Esto es derivado de personas que dejan en sus cuentas de débito, saldos de 50 pesos o menos y ahí se quedan. Pasan los 3 años y se los lleva esta nueva Ley, el dinero cambia de dueño, a la Beneficencia Pública”.
Enfatizó que esta situación pasa porque desafortunadamente en México no hay mucha cultura financiera ni información, por lo que la recomendación es generar movimiento en las cuentas de ahorro, cheques o de nómina por lo menos una vez al año, tratando de incrementar la inversión o el retiro de dinero a fin de no dejarlas inactivas, porque el dinero automáticamente cambia de dueño. “Si dejan un trabajo o los corren y al cambiar de empleo les pagan por otro banco y dejan dinero en la anterior tarjeta, al cabo de 6 años lo que se dejó ahí, pasa a la beneficencia pública”, finalizó.