El gobernador Martín Orozco Sandoval reconoció que el 2021 será un año difícil, porque bajarán las participaciones federales y los ingresos propios, es decir la recaudación estatal, y con motivo de la pandemia, ya no hay guardaditos ni fondos especiales.

Y así como la Federación no tendrá recursos adicionales para los estados, el Estado tampoco podrá apoyar con partidas extraordinarias a los municipios, por lo que la eficiencia recaudatoria será fundamental. Orozco Sandoval estimó que el presupuesto estatal para el año entrante se reducirá un 15 o 20%, en relación a la partida asignada para el año en curso; esto quiere decir que en el 2021 tentativamente se dispondrá de 22 mil millones de pesos, contra los 27 mil 020 millones del ejercicio fiscal 2020; la prioridad será salud, educación, seguridad y empleo.

En otro tema, destacó que sin titubeos se mantienen acciones preventivas del COVID-19 en viviendas, hospitales y establecimientos nocturnos.

Informó que la conmemoración del Grito de Independencia, el 15 de septiembre, se efectuará de manera virtual para evitar aglomeraciones; sólo estarán convocados representantes del Ejército y los poderes Legislativo y Judicial.

Asimismo, hizo un llamado a la calma y a la confianza, pues el sector salud de Aguascalientes se mantiene con fortaleza, garantizando a la ciudadanía servicios médicos de calidad.

También se tiene capacidad para apoyar con equipo al IMSS e ISSSTE; insistió en mantener las medidas preventivas, pues el control de esta pandemia depende en gran medida de la solidaridad entre toda la población.

Mañana se realizará una evaluación de los resultados del pasado fin de semana para definir si los bares, antros y cantinas, podrán abrir nuevamente sus puertas o bien, seguir aplicando estas rigurosas medidas, en aras de una menor movilidad.

Finalmente, sostuvo que su administración seguirá implementado políticas públicas sanitarias y económicas que protejan la salud de la población, también la economía local y familiar.