El presidente de la Unión Nacional de Organizaciones Sociales para la Prevención del Suicidio, Nefi Jacob Campos, advirtió que algunas personas que han contraído COVID-19 de la variante Ómicron han reportado ideas de muerte, ante la sensación de ansiedad y alteración en el olfato, por lo que es importante que busquen ayuda médica y psicológica profesional.

El especialista comentó que su organización realizó recientemente una investigación con 202 pacientes que habían reportado ideas de suicidio, de los cuales 164 experimentaron haber contraído la variante Ómicron de COVID-19 y que tuvieron sensación de ansiedad. A este grupo de personas se les aplicaron pruebas psicológicas y estudios de laboratorio para ver si había alguna situación y no encontraron indicadores de tener un trastorno asociado al comportamiento suicida. “No tenían bipolaridad, esquizofrenia, trastorno límite de la personalidad; sólo un trastorno de ansiedad generalizada. Así lo pudimos ubicar”.

Dijo que de estos 164 pacientes, un 70% de ellos también habían experimentado tener un olfato alterado, ya que manifestaban oler a podrido y eso provocaba que sus neuronas generaran una falsa alarma de que algo se estaba echando a perder. “Eso ponía en un estado de alerta a las personas, los pone inquietos. Este 70% con ansiedad generalizada, con ideas de suicidio, habían experimentado en algunos momentos esta alteración del olfato y generar males señales al cerebro, identificando que la persona puede estar frente a un peligro”.

Indicó que para su tratamiento, se les dio una combinación de medicamentos ansiolíticos con terapia psicológica para explicarles a las personas que su realidad estaba alterada, que no era tal situación emergente ni tan desgastante, además de que se les canalizó con el otorrinolaringólogo a una revisión nasal y para someterlos a un lavado nasofaríngeo con solución salina en varias ocasiones en el día para que fuera drenando toda esa mucosidad que quedaba semanas después de la infección con COVID, lo que ayudó a disminuir significativamente en tres días la sensación de alerta.

NO LO TOME A LA LIGERA. Nefi Jacob Campos apuntó que es importante que todo paciente que haya tenido COVID y experimente sensación de ansiedad, acuda a atención médica integral con psiquiatra, psicólogo, médico general y hasta con el otorrinolaringólogo. “Debe revisarse porque pudiera llevar a desenlaces fatales y que no necesariamente sea la voluntad de la persona, sino una alteración de su realidad temporal” detalló.