Julio César Alvarado Ruiz, subdirector de niveles educativos del IEA, informó que a casi dos meses de las clases presenciales, el 98% de la población de preescolar, primaria y secundaria han regresado a las aulas, aunque de modo escalonado en cada uno de los planteles, donde se han perfeccionado los filtros sanitarios desde la casa hasta los salones.
En estos puntos se han detectado 250 casos confirmados de COVID-19, distribuidos en los distintos planteles de nivel básico del estado, cuya atención se ha dado en coordinación con el Instituto de Servicios de Salud de Aguascalientes.
El funcionario estatal apuntó que los grupos de las escuelas relacionadas con casos COVID-19 han seguido funcionando en sus instalaciones, únicamente se procede a hacer sanitizaciones correspondientes y las clases presenciales continúan en los salones, gracias a la congruencia en la actuación de padres de familia y docentes.
Respecto al 2% de los estudiantes que no han vuelto a las aulas de modo físico, Julio César Alvarado dijo que la decisión ha sido de los padres de familia ante el temor de que se contagien sus hijos, incluso consideran a la escuela como una amenaza, pero lo importante es que los niños se encuentran en educación a distancia.
Agregó que las escuelas han logrado contactar a los padres de familia y viceversa para que los menores estudien desde casa y no se rezaguen en su formación académica.
El subdirector de niveles educativos del Instituto de Educación de Aguascalientes mencionó que en breve se deberá promocionar un cambio de currícula en la educación básica, en temas de vida saludable, porque sin salud no hay educación. Esta asignatura debe tener una mayor carga horaria en primaria y en secundaria, así como incluirla en el grado de preescolar.
Finalmente, Julio César Alvarado Ruiz apuntó que los docentes y los padres de familia deben trabajar en coordinación para saber guiar a los estudiantes en los procesos de enseñanza y aprendizaje.