Tras el segundo día de clases en la educación básica, tanto pública como particular, el director del IEA, Ulises Reyes Esparza, mencionó que el regreso a las aulas de modo presencial ha sido exitoso, porque aquí se tiene el mayor número de escuelas abiertas con respecto al resto del país; además, se ha demostrado que es un factor de contención de la pandemia.

En los dos primeros días, se logró mantener una afluencia del 90% de la comunidad educativa a las aulas, esto tras participar en una reunión de los titulares de las SISAE en el estado, integrada por 19 funcionarios responsables de cada municipio y región de Aguascalientes, quienes analizaron las cifras y el número de las escuelas abiertas, así como los protocolos sanitarios.

Aparte, comentó que las escuelas se han convertido en centros educadores de la pandemia, porque aquí se cumplen los protocolos sanitarios, el niño dura todas las horas con el cubrebocas, se aplica la sana distancia, se lavan las manos y, cuando se regresa a la escuela, se reduce la vida social y, por ende, los contagios por COVID-19.

Si las escuelas no se abrieran en Aguascalientes, los niños estarían en la calle, con los abuelitos o en el parque, es decir en la vida social, exponiéndose a los contagios. Ahora las escuelas han demostrado ser un centro de educación y contención de ese virus.

Entonces, el regreso a clases de modo presencial, en la modalidad escalonada, se mantendrá en las siguientes dos semanas para analizar el comportamiento de los contagios entre la población docente y estudiantil, y será la próxima semana cuando se reactivará la mesa de trabajo permanente con la Secretaría de Salud para armar un calendario de reuniones y actividades para analizar a la variante Ómicron y el tema de la baja temperatura.

De igual modo, dijo que se harán los ajustes correspondientes para que el servicio educativo se preste con regularidad y en las mejores condiciones.

En este regreso a clases, dijo, la primera recomendación a estudiantes de todos los niveles educativos, a los profesores y al personal educativo es no bajar la guardia, respetar los protocolos sanitarios establecidos, recordar cada día el filtro en casa, que requiere de la corresponsabilidad de papás y mamás, y, si lo requieren, llevar a sus hijos al médico, con el fin de que éste los atienda, y notificarlo a la escuela.

¡Participa con tu opinión!