Al afirmar que el empresario se encuentra cauteloso ante el futuro incierto, el subsecretario de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa de la Sedec, Luis Arturo Cabrera Jiménez, aseveró que el gran reto de la gobernadora electa será incrementar el presupuesto en apoyos financieros a las mipymes, ya que el 99.5% de las unidades económicas forman parte de este rubro.
Indicó que este sexenio hizo un gran esfuerzo, sin embargo no es suficiente si se comprende que la mayor parte de las unidades económicas son micro, pequeñas y medianas empresas, motivo por el cual no hay dinero que alcance para meter apoyos de subsidio productivo no reembolsable o a través del impulso Joven Emprendedor.
No obstante, es necesario que no se quite el dedo del renglón y hay que apostar por las Mipyme, porque ellas son las grandes empleadoras del estado, ya que el 71% de los empleos proceden de ellas, aunque sólo aportan el 28% del PIB estatal.
“Esto habla de la excelente oportunidad vigente para incrementar la competitividad de las empresas, y en esa medida el Estado se desempeñará de mejor manera, y es muy importante no distraerse únicamente en la gran empresa, porque se debe tener presente que el gran caldo de cultivo para el desarrollo económico se encuentra en la micro, pequeña y mediana empresa”, sostuvo.
Al mismo tiempo, comentó que la pandemia fue un tiempo complicado que obligó a la Mipyme a reinventarse, le entró a la tecnificación y cambió los modelos de negocio con base en la tecnología. Sin embargo, ahora la inflación alta propicia que las empresas tengan un menor poder adquisitivo para operar sus negocios.
No obstante, las empresas de este tamaño deberán entrarle a procesos más creativos para vender productos con mayor valor agregado y diferenciación, aunque esto implique llevar menos ingresos al hogar, porque la meta es conservar los empleos y mantenerse operando en estos tiempos complicados en el ámbito internacional, puntualizó.