Saúl Alejandro Flores

Amables lectores, continuamos con el tema de tarifas, incrementos y ajustes, esos que les “gustan mucho” a los candidatos o personajes que viven de los procesos electorales y digo “gustan”porque no abordan la realidad, sólo utilizan promesas para seducir a un electorado, no hablando con la verdad y prometiendo entre otras cosas que no se incrementarán las tarifas, con tal de ganar un voto, no importa que con esa medida lleven inevitablemente a los organismos operadores a su colapso y por ende a la prestación de los servicios de agua a un deterioro irreversible.

Permítanme compartirles algunos ejemplos en nuestro país de casos que pudiéramos considerar emblemáticos de éxito o del cómo hacer las cosas. Tenemos en México algunos organismos con visión de eficiencia organizacional, operativa y sustentable: comenzamos con Aguas de Monterrey, en esta institución la inflación está incluida en la fórmula tarifaria mensual, lo que disminuye diferencialmente el rezago que sufre. Una indexación mensual calculada sobre la base de la inflación anual esperada actualiza la tarifa y mantiene a la población al margen de ajustes anuales que se resienten como incrementos sin serlos. Por otra parte, en el organismo de León, SAPAL, se aplica un porcentaje mensual de ajuste, que ha mantenido la suficiencia del organismo y le ha permitido mejorar y crecer con buenos servicios.

Es importante manifestar que el ajuste de las tarifas por la inflación no es un incremento, y no se suben las tarifas al aplicarlo, sólo se actualizan. Esto es una necesidad producto de la situación económica por la que atraviesa cualquier país, no es exclusivo de uno en especial. Si se omite su aplicación, como consecuencia los organismos prestadores de los servicios inevitablemente se dirigirán a la incapacidad y la falta de servicios adecuados. Las tarifas no sólo deben cubrir los egresos actuales, sino todos los que sean necesarios para prestar mejores servicios y mantenerlos vigentes a lo largo del tiempo. Además, sin una adecuada contabilidad de costos como lo abordé hace unas semanas, esto sería imposible.

Evitemos hablar de subir o incrementar las tarifas. Las tarifas no deben ser arbitrarias, sino deben ser el resultado de aplicar costos según los precios del mercado, y ajustarse a sus variaciones con ajustes oportunos. Es decir, lo que debe existir no son “descuentos” a favor de un usuario, sino ajustes o bien no hay aumentos, lo que existe son ajustes.

La semana pasada lo dije, no debemos olvidar que la eficiencia tiene un costo. La buena voluntad de los servidores públicos no es suficiente. El mejor directivo del mundo si no tiene elementos de trabajo o recursos para dar un buen servicio, no va a darlos como producto de su simple habilidad, no existen los milagros, pero un buen directivo sabe qué herramientas se deben implementar y cómo usarlas. La capacitación al personal e implementación de nuevas metodologías es indispensable para elevar la eficiencia y su inclusión en los costos es una necesidad de los organismos operadores. Es una necesidad de cualquier organización que busca el éxito.

La aplicación de una indexación inteligente y defendible se muestra como el mejor método de actualización de la tarifa, que permite eliminar al principio de cada período fiscal, la necesidad de realizar un ajuste, que por pequeño que sea, impacta en el ánimo de la comunidad. Además, evita prácticamente el rezago económico. Como antecedente se tiene que en el organismo de León se aplicaba un ajuste de 0.5% mensual y era un proceso ya aceptado por la comunidad y permitía caminar con la inflación sin problemas. ¿Y si ese ajuste rebasaba al final del año la inflación experimentada? Podría como consecuencia hacerse un ajuste a la baja, con un efecto mucho más aceptable que el de un ajuste al alza. Una solución mucho más sana, que disminuir el ajuste mensual y arriesgarse a tener que volver a subirlo o realizar ajustes hacia arriba cuando fuera necesario, ya que se mostraría un efecto doble: un ajuste mensual y otro a principio de año. Habrá que saber qué cambios se han dado y estimar los posibles de presentarse.

Esta realidad es la que deben conocer todos los aspirantes a un cargo de elección popular y no recurrir a la irresponsable y nociva práctica del populismo. Además, que de ser el caso de que ganen contribuyan desde el ámbito de su competencia y alcances de sus facultades en implementar dichas herramientas. La próxima semana concluimos con esta serie y temática. Recuerden amables lectores, la importancia de emprender acciones que permitan que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com