Al cierre del pasado mes de diciembre, el Servicio de Emergencias 911 registró 104 mil 447 llamadas, de las cuales resultaron improcedentes el 63%, es decir, 66 mil 297; de éstas el 51% se contabilizaron como llamadas mudas, es decir, que los bromistas marcaron el número sin pronunciar palabra, y en el 12% restante, fueron niños los bromistas.

En ese mes, sólo dos personas fueron detenidas, y a una el juez calificador le impuso 36 horas de arresto.

De acuerdo con las llamadas procedentes y otras, que sumaron 38 mil 454, es decir, el 37%, en su mayoría fueron reportes reales atendidos, llamadas reiterativas, llamada de información, de asesoría y de agradecimiento.

Por el tipo de incidente, 15 mil 211 casos se relacionaron con inseguridad, la mayoría demandaron presencia de patrullas; le siguen 8 mil 579 llamadas por violencia intrafamiliar; en menor proporción, por problemas de salud; y también se reportaron llamadas que fueron canalizadas a Protección Civil y Servicios Públicos. En cuanto a la clasificación de reportes reales, el mayor porcentaje se debe a inseguridad (15,211 casos); le siguen los de violencia intrafamiliar (8,379).

En la medida de que el C4 estatal ya tiene capacidad de ubicar el lugar en donde se hace la llamada, sea casa, teléfono público o establecimiento, la autoridad estará en condiciones de aplicar mayor número de sanciones y de generar cultura de respeto a este servicio, porque una llamada falsa, ocasiona la movilidad innecesaria de unidades y personal, en perjuicio de las emergencias reales, que por esta causa no pudieran atenderse oportunamente.

En cuanto a las llamadas de broma que realizan los niños, en lo sucesivo, serán reconvenidos los papás, y en caso de que los menores reincidan, aquéllos serán sancionados. La información fue proporcionada por el C4 Estatal (Centro de Comando, Control, Comunicación y Cómputo de la SSP).