Para Carlos Armando Mora Jiménez, suboficial del Heroico Cuerpo de Bomberos del Estado, ser bombero implica tener la vocación de ayudar a los demás.

En el marco del Día del Bombero, el vulcano recordó a la población que el oficio no se trata solamente de sofocar incendios, pues también intervienen en maniobras de rescate cuando se presentan accidentes automovilísticos, colaboran para rescatar cuerpos de personas fallecidas por sumersión, capacitan a estudiantes de preescolar y universidades, así como a las organizaciones que lo requieran.

Durante los años que Carlos tiene en servicio, las experiencias que más lo han marcado están relacionadas a las atenciones en fallecimiento de menores.

“Las quijadas de la vida” han sido de gran ayuda para que el Heroico Cuerpo de Bomberos pueda salvar a quienes quedaron prensados en sus vehículos, además el cuerpo de buzos y de rescate vertical, resultan fundamentales para la atención de derrames con productos químicos, accidentes ferroviarios y aéreos.

La jornada para quienes se entregan a este noble y peligroso oficio inicia en punto de las 8:00 a.m. con la revisión de las unidades y el pase de lista, para posteriormente revisar el rol de actividades.

“La estación es prácticamente nuestra segunda casa, estamos 24 horas en servicio”, comentó el suboficial del Heroico Cuerpo de Bomberos quien detalló que si durante su estadía en la estación suena dos veces el timbre significa que existe una emergencia menor como puede ser el hallazgo de un enjambre de abejas. En cambio, el sonido del timbre en tres ocasiones significa que la emergencia es mayor.

Para poder salir al servicio, los elementos tienen sólo 60 segundos para alistarse; en caso de no lograrlo son arrestados durante 24 horas.

Es por ello que la ciudadanía de Aguascalientes honra y reconoce el arduo trabajo que conlleva día con día esta hermosa profesión.