A causa de la contingencia sanitaria por el COVID-19, hasta el 30% de los aparcamientos públicos que operaban en Aguascalientes no volverán a abrir para prestar servicio a los propietarios de vehículos, calculó ayer el presidente de la Asociación de Estacionamientos Independientes, Mauricio López Muñoz.
En la actualidad suman alrededor de 200 establecimientos registrados con la actividad de estacionamiento, donde el 50% de ellos optaron por cerrar sus negocios al no haber clientes, y a causa de las altas rentas de terrenos que se cobran en este tipo de servicios, sencillamente no podrán reabrir.
Indicó que muchos empresarios no han contado con el apoyo de sus propios renteros de no cobrarles la renta de los meses cerrados, algunos han otorgado descuentos pero tampoco condonados; adicionalmente no se han recibido apoyos de parte de los gobiernos de Aguascalientes.
Mauricio López Muñoz señaló que la mitad de los estacionamientos funcionan en terrenos propios y el resto en espacios rentados, y las rentas llegan a ser muy onerosas, de acuerdo a la zona; hay renteros que cobran por cajón una cantidad de 500 o 600 pesos mensuales y los montos menores deben oscilar entre 100 y 150 pesos.
“Estas cifras hacen evidente que los dueños de los terrenos se pueden llevar entre el 60 y 70% de los ingresos de un estacionamiento. Se espera que al término de esta contingencia sanitaria se acabe con esos sobreprecios en rentas que se han ido presentado a través de los años y que finalmente se regule el mercado y se cobren los valores reales”.
Por último, indicó que hace tiempo Aguascalientes comenzó a generar un sobre valor de propiedades y rentas de locales y terrenos, y se espera que esta crisis que actualmente se vive regule la actividad y no siga encareciéndose este tipo de servicios. “Hay que concientizar al rentero de que también debe apoyar para que las actividades se mantengan una vez que se reanude la vida normal”.