Saúl Alejandro Flores

Esta entrega la dedico a ustedes mis queridos lectores, agradezco profundamente a “El Heraldo de Aguascalientes”, esta casa editorial que me ha brindado su hospitalidad a lo largo de 500 semanas consecutivas e ininterrumpidas, hace casi diez años dio el visto bueno a este proyecto el Lic. Asunción Gutiérrez Padilla, quien además fue mi maestro en el aula universitaria. Ahora bajo la dirección de la Lic. Irma Ramírez Guzmán sigue siendo un privilegio colaborar, así como al apoyo del Sr. Guillermo Ornelas y Rodolfo Edrehira y otros más que han hecho posible estas 500 semanas.

Desde el inicio me propuse realizar un espacio de reflexión y educación hídrica que contribuyera en el lector a conocer más sobre el agua, un tema en el cual muchos opinan y una gran parte tiene conceptos sesgados de este recurso multifacético y transversal, estoy convencido de que la única manera en que exista una corresponsabilidad de todos y cada uno de los usuarios es conociendo de mejor manera el sector agua con su correspondiente problemática. Además de que el conocimiento no es para ufanarse o caer en egos, o lucrar desmedidamente, dado que también estoy convencido de que el “conocimiento crece cuando se comparte”.

A lo largo de dos décadas trabajando con mucho gusto en el sector agua he tenido la oportunidad de formar parte en equipos multidisciplinarios, dirigidos o acompañados por quienes debo este aprendizaje, desde el Ing. Enrique Dau Flores, Emiliano Rodríguez Briceño, Enrique Guzmán Ortega, Salvador Delgado Sánchez, Alfonso Rodríguez Ferreira, Luis Aceves, Carlos Hernández Solís, Armando B. Muñoz, en otras frentes con Ricardo Sandoval, Roberto Olivares, Eduardo Mestre, así como los compañeros que hombro con hombro desarrollamos proyectos, acciones, planes y programas (Claudia Montes, Andrés Sánchez, Judith Ley, Luis Horner, Mario Guizar, Lalo Demi) y otros compañeros más en este viaje. El aprendizaje con las personas mencionadas y otros que faltan fue posible por existir colaboración sin celo profesional y compromiso; por donde se pase deben dejarse productos que antes no existían, la última experiencia bajo ese cariz fue bajo la conducción de Noel Mata Atilano, Juan Pedro Muñoz, Cuco Muñoz López, con el apoyo de Óscar Salvatore y José Luis Gallegos, entre otros. Realizar lo inédito lo aprendí bajo la dirección de Jesús Álvarez Gutiérrez en un periodo de 1992 a 1995, en ese entonces en el sector educativo y bajo la administración del entonces gobernador Otto Granados.

Hago mención de los equipos multidisciplinarios, por que en el caso muy especial del agua, quien diga que puede solucionar todos los problemas con un chasquido de dedos mentiría, la única manera de solucionar la problemática del agua es a través de equipos acostumbrados a una innovadora dinámica de trabajo además de hablar el lenguaje de otros campos disciplinarios, que permita una comunicación fluida. El peor enemigo de la administración pública y en este caso en el campo de la gestión y administración del agua son los feudos, cotos, celos y ausencia de colaboración en equipo, apropiarse del conocimiento, ese es uno de los lastres que tiene Aguascalientes y lo manifiesto porque conozco otras experiencias y los avances no son porque tengan más conocimiento que los profesionales del sector agua locales, sino por el desplazamiento de los celos y la disposición por orquestar y conducir equipos, sin afanes de pose, exclusión o ataques entre colegas.

La justificación de los equipos multidisciplinarios es irrenunciable por la propia problemática transversal del sector agua, no debe ser coto de disciplina alguna, ni del predominio de la ingeniería hidráulica, componente muy importante, pero no debe ser la infraestructura quien predomine. Debe existir una rotación de perfiles directivos de conformidad con la problemática, si es financiera, técnica, de infraestructura de políticas públicas, etc. Insisto, el problema mayor en Aguascalientes ha sido el factor humano en la forma de afrontar los problemas y retos complejos del agua.

La tarea es enorme, reitero mi agradecimiento a esta casa editorial, pero muy en especial a ti que dedicas tu valioso tiempo en darme lectura, mi mayor satisfacción será que éstas líneas motiven reflexiones que incidan en mejores decisiones en el uso y preservación del agua. Nos vemos la próxima semana y me encantaría tener su valiosa compañía cuando este espacio cumpla 10 años. Gracias mi querido lector por permitirme 500 entregas, continuaré porque estoy convencido de que el conocimiento no es para esconderlo y lucrar, es para que crezca de la única manera posible que es compartiéndolo. Recuerden que estas acciones deben permitir que en México y Aguascalientes, el agua nos alcance.

 

Comentarios: saalflo@yahoo.com