El COVID-19 no ha sido impedimento para que la migración hacia Aguascalientes se detenga y por el contrario, ésta ha incrementado hasta en casi un 500% comparado con el año pasado, así lo estableció Cuitláhuac Pavel Cardona Vargas, coordinador de la Casa Migrante “Camino a la Vida”.

El activista destacó que en la actualidad hay una crisis humanitaria a nivel global y el sufrimiento propio de la gente al no tener condiciones dignas de vida en sus países de origen, lo que los hace moverse, buscar otras alternativas, aunque los precios a pagar son muy altos, por toda la travesía que tienen que hacer.

Destacó que los migrantes en su paso por México sufren mucho en el trayecto con la ilusión de llegar a Estados Unidos, pero la gente no puede avanzar, ya que cuando compran un boleto de autobús en los estados del sur, se los venden y se pueden subir al camión, sin embargo, en el centro y en el norte ya no les están permitiendo las mismas líneas de autotransporte, lo que está provocando que Aguascalientes se esté llenando de migrantes. “Migración ya no está deportando a la gente porque están también rebasados”.

Explicó que en la actualidad es muy común ver a muchos haitianos, centroamericanos, brasileños y hasta bolivianos ya que están trasladando a toda esa gente a Aguascalientes con una Visa humanitaria, lo que los tiene en situación regular dentro de la entidad, pero si salen a otro estado, automáticamente pierde validez dicho documento. Sin embargo, dijo que en la parte posterior de la Visa hay una leyenda que dice que mantiene una situación regular de la persona y le permite entradas y salidas múltiples en todo el territorio nacional. “La gente al tener ese documento, cree que se pueden estar desplazando. Ellos no quieren quedarse en Aguascalientes, quiere continuar, pero no pueden hacerlo porque las empresas de autotransporte no les están vendiendo los boletos con esas Visas, aunque tengan el dinero y los bajan del camión, entonces están bien atorados con esa situación”.

Indicó que esto ha provocado que La Casa del Migrante esté llenándose cada vez más y su capacidad está siendo prácticamente rebasada, dado que recientemente han estado recibiendo hasta casi 30 personas, cuando sus instalaciones tienen un cupo máximo para 10, aunado a que no tienen ningún apoyo por parte del Gobierno Estatal ni Municipal por lo que pide el apoyo a las autoridades. “No tengo más espacio. Hemos tenido estos últimos días a gente con niños pequeños y no tengo corazón para dejarlos afuera. Se quedan hasta en la cocina tendidos, en el pasillo y no puedo arriesgarme de esa forma por el tema del COVID, algunos llegan enfermos y no podemos correr esos riesgos”.

¡Participa con tu opinión!