Mircea Mazilu

Este año se cumple el aniversario número 500 de la caída de México-Tenochtitlan, la capital del imperio azteca que sucumbió ante los invasores españoles el 13 de agosto de 1521. El 8 de noviembre de 1519, estos últimos obtuvieron el permiso de Moctezuma, el tlatoani azteca, para ingresar a la ciudad. Casi dos años después de su primera visita, los peninsulares conquistaban el altépetl más importante de Mesoamérica.

En mayo de 1520, cuando Hernán Cortés se encontraba en una expedición en Veracruz para enfrentar a las tropas enviadas por el gobernador de Cuba, Diego Velázquez de Cuéllar, los mexicas se encontraban celebrarando la fiesta en honor a los dioses Huitzilopochtli y Tezcatlipoca. Fue en ese momento cuando Pedro de Alvarado y los españoles aposentados en México-Tenochtitlan atacaron a los autóctonos, dando muerte a cientos de personas. Este suceso es conocido en la historia de México como la matanza de Toxcatl.

Después de este triste acontecimiento, la enemistad y la pugna entre ambos bandos continuó, hasta que los europeos, dirigidos por Hernán Cortés y apoyados por una coalición de grupos indígenas rivales de los mexicas, consiguieron finalmente derrotar a los aztecas, el 13 de agosto de 1521. A continuación, caía también Tlatelolco, la ciudad vecina y gemela de México-Tenochtitlan, completándose de esta forma la conquista del corazón del imperio que dio nombre a la actual nación mexicana.

México-Tenochtitlan fue una de las ciudades más grandes, organizadas, bellas y pobladas de su tiempo. Se sabe que llegó a contar con 200 mil habitantes y numerosas obras de arquitectura de gran valor estético para los espectadores. Pirámides, palacios, templos, juegos de pelota y todo tipo de casas residenciales llenaban sus calles caracterizadas por la simetría, la limpieza y el orden. Los restos del Templo Mayor, en el corazón de la actual Ciudad de México, representan una clara evidencia del esplendor y la grandeza de la capital mexica, todavía hoy, a 5 siglos de su caída.

Mircea.mazilu@hotmail.com