Al cierre del presente ciclo lectivo 2020-2021, alrededor de seis mil estudiantes de la población total de 64 mil contabilizados al inicio en las instituciones de educación superior podrían haber desertado, que implica un 10%, lo cual resulta preocupante y manejable al mismo tiempo, pues así ha sido el comportamiento en años anteriores.

Con la operación de 54 instituciones de educación superior al cierre del presente ciclo escolar, Gustavo Martínez Romero, director de Educación Superior del IEA, calcula que para el siguiente año escolar se recibirá una matrícula de 20 mil jóvenes, aunque en los hechos existe una capacidad para sentar a 50 mil nuevos estudiantes.

Agregó que la cobertura académica universitaria anda en un 40% considerando la oferta de espacios, y esta cifra resulta elevada teniendo en cuenta el comportamiento universitario a nivel nacional.

Asimismo, señaló que los jóvenes interesados en estudios de nivel superior deben consultar que las instituciones educativas cuentan con los planes y programas de estudio autorizados por la SEP o el IEA, y ello puede ser revisado en línea para verificar los Reconocimientos de Validez Oficial que se expiden por carreras sean licenciaturas o ingenierías.

Gustavo Martínez Romero sostuvo que cada semestre o cuatrimestre a lo largo de la pandemia ha resultado complejo y sin duda el modelo híbrido permitió amortiguar el abandono escolar, pero todavía habrá que esperar por las cifras finales que deberán salir a través de la SEP y el IEA.

Indicó que las principales causas del abandono escolar en las universidades se relacionaban con la dificultad de la educación a distancia, donde muchos no podían comprender los contenidos.

Finalmente, detalló que en la actualidad operan 54 instituciones de educación superior y la oferta de espacios educativos resulta superior al número de estudiantes que ingresan cada ciclo, aproximadamente 20 mil jóvenes. En global este ciclo 2020-2021 cuenta con 64 mil estudiantes y habrá que conocer cuántos desertaron.