Carlos Reyes Sahagún / Cronista del municipio de Aguascalientes

Según el IX Censo de Población y Vivienda, realizado en 1970, hace 50 años, ese año éramos 325,915 aguascalentenses. De entre ellos, 18,344 vivían en Rincón de Romos, para conformar la tercera población en importancia de la entidad, después de la Ciudad Estado y de Calvillo, aunque este último municipio debe asumirse aparte en el contexto estatal, por diversas razones, climáticas, orográficas, y digamos que guayabezcas,

Pero independientemente de lo anterior, los esfuerzos por el desarrollo del estado tradicionalmente han estado encaminados hacia el Valle de los Romeros, también conocido como Valle de Aguascalientes, o Central; véase si no. Creo haber enunciado una propuesta metodológica para explicar este desarrollo, que ahora reitero: a más cercanía de la carretera, mayor será el nivel de crecimiento.

Someta semejante afirmación a la consideración de su intelecto, y verá que el asunto funciona, con dos excepciones: a Cosío el hecho de que la Carretera 45, o Panamericana, o Cristóbal Colón, pase a 200 metros de su plaza pública, no le ha significado prácticamente nada, y en cambio San José de Gracia está lejos de ésta, y en los últimos años ha vivido un desarrollo notable, aunque eso es otra cosa: un milagro patente del santo Cristo Roto.

En cambio, municipalidades como El Llano, Tepezalá y Asientos, pagan cara su lejanía de esta importante arteria. Entonces, de conformidad con esta lógica, no es extraño que Rincón de Romos estuviera en proceso de constituirse como el municipio principal del norte de Aguascalientes, esto a despecho de que cinco años antes había sufrido una importante mutilación de su territorio, algo a lo que las autoridades municipales se opusieron. Pero, como dice el refrán reformado: “Donde manda gobernador no gobierna presidente municipal”… O sea que se toparon con pared en sus pretensiones de defensa de la integridad territorial, y tanto Rincón, como Asientos y Tepezalá, debieron ceder territorio para la erección del municipio de Pabellón de Arteaga, población hasta entonces ubicada en territorio rinconense.

Un mapa del estado, pintado por el artista plástico Miguel Romo González en el taller de cerámica del maestro Juan Silva González, y montado sobre la pared sur del zaguán de entrada al Museo de la Insurgencia de Pabellón de Hidalgo; un mapa confeccionado para explicar la ruta del Padre de la Patria por el actual territorio de Aguascalientes, en enero de 1811, muestra cómo era esta comprensión administrativa antes de la amputación. Ahí se pone de manifiesto que el municipio de Rincón de Romos se abría paso por el valle, separando a San José de Gracia de Tepezalá y Asientos, y caía tan al sur, que colindaba con los de Jesús María y Aguascalientes

En fin. En 1970 Rincón de Romos recibió la obra grande de un mercado, inaugurado hace casi 50 años, el 15 de septiembre. También en aquel lapso se estaban llevando a cabo trabajos tendientes a ensanchar la carretera panamericana -6 metros por lado-, que entonces era sólo de ida y vuelta, y se tenía la intención de que la mejora llegara, precisamente, a Rincón. En ese momento, principios de año, la ampliación llegaba al crucero con la carretera a Loreto, Zacatecas. Así que había mucho que hacer todavía, pero indudablemente ese sería el principio de otra mejora que se concretó poco más de 20 años después, hacia mediados de los años noventa. Me refiero a la conversión de esta vía en autopista, que para entonces contó con cuatro caminos, la mayor parte del espacio separado por un amplio camellón. Por cierto que estos trabajos incluyeron la construcción de un libramiento de la ciudad de Rincón de Romos, que para entonces tenía ya importantes problemas de tráfico.

También se hablaba de la incursión de la banca privada en esa zona y en Pabellón, en lo que era un signo inequívoco de desarrollo económico, aparte de que ese año inició la primera escuela preparatoria, al mismo tiempo que ocurría en Aguascalientes, con instituciones como el Instituto de Ciencias, la Normal, el Colegio Portugal y el Marista, entre otros. Finalmente, el 30 de enero este rotativo anunció que las obras de construcción del nuevo mercado municipal, se terminarían en septiembre, y que tendrían un costo de $500,000.00

En fin. Que estas líneas continúan siendo una invitación para que se sume usted, este próximo 15 de septiembre a partir del medio día, siempre y cuando la monserga virulenta lo permita, a las actividades organizadas para conmemorar los 50 años de este centro comercial, y que serán las siguientes: música callejera por parte de los artistas del mercado; develación de una placa conmemorativa por el 50 aniversario; inauguración de una capilla en honor de San Martín Caballero, el santo amable, que es patrono de los comerciantes, según me dice Cristian, y que no tiene un lugar para ser honrado; III Festival de la Birria, y, finalmente, misa en Parroquia del Señor de las Angustias. (Felicitaciones, ampliaciones para esta columna, sugerencias y hasta quejas, diríjalas a carlos.cronista.aguascalientes@gmail.com).