Mircea Mazilu

El pasado 24 de julio se cumplieron 5 meses de la guerra en Ucrania; han pasado 151 largos días llenos de ataques armados, bombardeos, demoliciones, destrucciones de todo tipo, pérdidas humanas y personas heridas; han pasado 151 aterradores días que han cambiado el escenario y el estado de la economía internacional. En el artículo de hoy repasamos el resumen de la continua tragedia que está viviendo Ucrania desde la invasión rusa el pasado 24 de febrero.

Según datos de la Radiotelevisión Española (RTVE) que, a su vez, se basa en cifras de las Naciones Unidas, desde el 24 de febrero hasta el 30 de mayo, han perdido la vida más de 5 mil civiles y han resultado heridas más de 6 mil personas. En cuanto a los niños, la organización sostiene que fallecieron más de 340 entre las mismas fechas, mientras que cerca de 540 resultaron heridos. No obstante, se piensa que las cifras totales podrían resultar mucho más elevadas.

En cuanto a los militares, es más difícil conocer las cifras exactas de los afectados, según afirma la misma fuente. Sin embargo, las autoridades de Ucrania declararon que, desde el inicio de la guerra hasta principios de junio, alrededor de 10 mil soldados ucranianos perdieron la vida. Las mismas piensan que, en lo que concierne al número de víctimas para Rusia, éste podría resultar mucho mayor.

Asimismo, el ataque ruso a diferentes zonas de Ucrania produjo la devastación de diversas ciudades, incluyendo zonas residenciales, escuelas, hospitales y todo tipo de edificios públicos importantes. La parte más afectada resultó ser Dombás, la región separatista del este ucraniano que está en guerra desde 2014.

De la misma forma, la guerra trajo como consecuencia una crisis alimentaria mundial, pues Ucrania es uno de los principales exportadores de cereales a nivel internacional. La ofensiva rusa sobre Odesa y otros puertos del Mar Negro impidió constantemente la salida del grano con destino al extranjero. Afortunadamente, el pasado 22 de julio, Rusia aceptó firmar con Ucrania y Turquía un acuerdo para abrir un corredor marítimo a través del cual se transporten los cereales rumbo a otros países.

Como consecuencia de las sanciones impuestas por Occidente a Rusia, en los meses anteriores el gobierno de este último país decidió cortar el suministro de gas a algunas empresas europeas, al mismo tiempo que incrementó sus amenazas de hacer lo mismo con otras.

A pesar de que, hace pocos días, Vladimir Putin reanudó el flujo de este combustible, la incertidumbre ha provocado que, el pasado 26 de julio, los miembros de la Unión Europea llegaran a un acuerdo de reducir su consumo de gas en un 15% y, de esta forma, acabar con su dependencia de Rusia.

Por otro lado, hace pocos días Ucrania pidió al Fondo Monetario Internacional una ayuda financiera que asciende a los 20 mil millones de dólares, todo con el objetivo de hacer frente a la difícil situación económica por la que está pasando. Al mismo tiempo, las autoridades ucranianas se muestran muy optimistas al creer y afirmar que “Rusia puede ser derrotada”.

Mircea.mazilu@hotmail.com