El director del Instituto de Educación de Aguascalientes, Ulises Reyes Esparza, hizo ayer un llamado a los maestros para no bajar la guardia en la educación a distancia, aunque esta modalidad ha propiciado un estado de agotamiento, pero agradeció el esfuerzo pedagógico y de apoyo emocional ofrecido a la comunidad estudiantil.

En este momento se tiene a 40 mil estudiantes con una conexión intermitente, es decir se conectan un día y se desconectan el resto de la semana, y que cada dia se corre el riesgo que aumente la cifra.

Aseveró que muchos niños y adolescentes enfrentan situaciones de enfermedad o complicaciones económicas y la pérdida de familiares, y por fortuna los profesores han estado en la primera línea de defensa para acompañar a los menores, donde cada uno es una historia de vida que merece ser reconocida y alentada.

A lo largo de un año, el magisterio se ha hecho indispensable para sus estudiantes, porque se sabe que la escuela aunque sea a distancia se convierte en un segundo hogar para poder apoyar, relajar y favorecer la alegría más a allá de los problemas.

El titular del IEA subrayó que la contingencia sanitaria ha dejado huellas imborrables para algunas generaciones, pero tambien dejará aprendizajes que deberán ser aprovechados para salir fortalecidos y construir nuevas cosas a favor de todos. Es tiempo de fomentar el trabajo en equipo, la resiliencia y la solidaridad.

Con el próximo tema del regreso a clases presencial, sostuvo que se aborda con toda la seriedad y responsabilidad, “como funcionarios públicos estamos obligados a tomar decisiones algunas populares y otras no, pero al final del día el objetivo es salvaguardar el interés superior de la niñez”.

Recalcó que el regreso a clases no será apresurado ni con improvisaciones que pongan en riesgo la salud e integridad de los trabajadores de la educación ni de los padres de familia y alumnos. Aguascalientes tiene la posibilidad de empezar a realizar diagnósticos, pilotos, ejercicios para experimentar un modelo escalonado, híbrido, semipresencial o presencial que permita adaptarse a las nuevas condiciones.