Las altas temperaturas pueden tener efectos adversos en la salud humana, especialmente durante los picos de calor extremo. Es importante conocer los distintos tipos de daños que puede causar el calor y cómo actuar ante ellos. A continuación, se presenta un desglose de las principales afectaciones por calor y las recomendaciones para su manejo.

  1. Quemadura solar: Este tipo de lesión cutánea se produce tras la exposición prolongada al sol sin protección adecuada. Los síntomas incluyen enrojecimiento de la piel, dolor, hinchazón y, en casos graves, la aparición de ampollas y fiebre. Se recomienda tomar duchas frías, usar jabón para desobstruir los poros y cubrir las ampollas con gasas estériles. En casos de síntomas severos, es crucial buscar atención médica.
  2. Calambres por calor: Estos suelen ocurrir tras esfuerzos físicos en ambientes calurosos, cuando el cuerpo pierde sales importantes y agua. Los síntomas son contracciones musculares dolorosas, especialmente en las piernas y el abdomen. Para aliviar los calambres, se sugiere estirar y masajear suavemente los músculos afectados y tomar agua fresca periódicamente. Se debe evitar el consumo de cafeína y alcohol, y en presencia de náuseas, es importante abstenerse de ingerir líquidos o alimentos y considerar la atención médica.
  3. Agotamiento por calor: Esta condición resulta de la deshidratación severa y la pérdida de electrolitos, manifestándose a través de una sudoración profusa, piel fría y pálida, mareos y, en ocasiones, vómito y desmayos. Las medidas inmediatas incluyen trasladar a la persona a un lugar fresco, usar paños húmedos para refrescarla y ofrecerle agua fresca. Si los síntomas incluyen náusea o vómito, es importante limitar la ingestión de líquidos y alimentos y buscar atención médica.
  4. Golpe de calor: Esta es la forma más grave de lesión por calor y se considera una emergencia médica. Se caracteriza por una temperatura corporal que puede superar los 40°C, piel caliente y seca, y alteraciones del estado mental, incluyendo confusión o pérdida de la conciencia. Es crucial enfriar al afectado rápidamente, utilizando paños húmedos, baños de agua fresca y, si es posible, aire acondicionado. La atención médica inmediata es vital para el manejo del golpe de calor.