El Programa Canje de Placas en el Estado registra un avance del 65%, de un padrón de 522 mil vehículos, aunque se estima que pudiera llegar a los 550 mil, virtud a que hay propietarios de vehículos que no se han actualizado, su domicilio ya es diferente y no pueden ser requeridos.
Por tanto, circulan en la entidad al menos 340 mil automotores con láminas viejas, siendo las más antiguas las emitidas en 1998 y en la medida en que circulan fuera de ley, se exponen a ser enviados a la Pensión Municipal, debiendo pagar la multa y recargos respectivos, el servicio de grúa, las nuevas placas y el derecho vehicular.
Actualmente se califica como exitoso el avance, porque en años anteriores el cierre de diciembre arroja un 60%, en promedio. Se crearon módulos de canje en todos los puntos de la ciudad, así como módulos móviles para recorrer los municipios. Cabe destacar que de la recaudación por este concepto se destinarán 150 millones de pesos a la construcción del proyecto de seguridad C5.
LA “ÚLTIMA MORADA” DE LAS PLACAS. Por normas de seguridad y control, se lleva a cabo la destrucción de las placas anteriores cuando los contribuyentes se presentan a realizar el canje de las mismas o el trámite de cambio de propietario, así como bajas administrativas por pérdida total de alguna unidad automotriz y altas de coches provenientes del extranjero o alguna otra entidad de la República. El destino final de las láminas se realiza a través de un proveedor externo certificado, que lo convierte en un insumo de reciclaje para el aprovechamiento del material metálico galvanizado.