Tonatiúh Rubín
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El manatí, el tiburón blanco y la tortuga carey son tres especies del País afectadas por contaminación, pesca y degradación de su hábitat. Conócelas.

México asombra al mundo con su extraordinaria riqueza de plantas y animales, entre los cuales destacan el manatí, el tiburón blanco y la tortuga carey.

Contar una naturaleza tan diversa implica la responsabilidad de conservarla. Por eso, cada 27 de noviembre se celebra el Día Nacional de la Conservación, una fecha que conmemora la creación del primer Parque Nacional del País: el Desierto de los Leones, decretado en 1917.

A través de los Programas de Acción para la Conservación de Especies (PACE), el País define cuáles son los organismos prioritarios para ser conservados porque están en riesgo y son «sombrilla», es decir, protegerlos ayuda a cuidar otras especies y ecosistemas.

Gracias a que son tan carismáticos se convierten en símbolos de la protección de la biodiversidad, como es el caso de las tres especies mencionadas, cuyo PACE se actualizó recientemente.

Manatí de las Antillas
Al nacer, un manatí pesa unos 30 kilogramos.
El manatí es el herbívoro acuático más grande del mundo.

Su complexión robusta y gruesa piel de color gris no salvan al manatí de las Antillas de estar en peligro de extinción en México. Al nacer, miden alrededor de un metro, pero cuando son adultos pueden alcanzar los 3 metros de longitud y pesar entre 200 y 600 kilogramos.

Viven en aguas calmadas, poco profundas, cálidas y con abundante vegetación acuática. Pueden hallarse en todos los estados del Golfo de México y la Península de Yucatán, desde Tamaulipas hasta Quintana Roo.

Son varias las actividades humanas que ocasionan su muerte, entre ellas la degradación y pérdida de su hábitat, las colisiones con embarcaciones, la captura incidental (no intencional) en redes de pesca e incluso el vandalismo y la caza. Nuevas amenazas han surgido en los últimos años, como muertes masivas por agentes infecciosos y el turismo de avistamiento.

– Nombre científico: Trichechus manatus manatus.
– Estado de conservación: En peligro de extinción (NOM-059-SEMARNAT-2010).
– ¿Cuántos quedan en México? De 800 a mil 100 individuos.

¿Sabías que…?
Los manatíes más grandes pesan hasta mil 500 kilogramos, cifra superior al peso de vehículos como el Nissan Versa y el Chevrolet Aveo.

Tiburón blanco
Los adultos pueden consumir animales como elefantes y lobos marinos.
Un tiburón blanco puede ingerir 14 kilogramos de alimento en un bocado.

Uno de los animales marinos más conocidos es el tiburón blanco, que se encuentra amenazado en México. Gracias a los 6.4 de longitud que llega a medir, es uno de los peces de mayor tamaño. Su peso asciende hasta los 3 mil kilogramos. Su coloración es blanca en la parte inferior y en la superior es gris o negruzca.

En el noreste del Pacífico, comienza su vida en aguas poco profundas cerca de las costas de California, en Estados Unidos, y de Baja California. Algunos se adentran al Golfo de California. Conforme crecen, se reúnen en dos sitios conocidos de agregación: en California, EUA, y en Isla Guadalupe, en México.

Su principal amenaza en el País es la pesca incidental, en especial por redes agalleras que se ocupan para atrapar lenguado y curvina. Son una pared de malla donde quedan atrapados los peces en la región de sus agallas. También los afecta la contaminación de metales pesados, como el mercurio, y se prevé que el cambio climático modifique la distribución de sus presas.

– Nombre científico: Carcharodon carcharias.
– Estado de conservación: Amenazada (NOM-059-SEMARNAT-2010).
– ¿Cuántos quedan en México? De 78 a 106 individuos (en Isla Guadalupe).

¿Sabías que…?
Las hembras son más grandes que los machos. Al rebasar los 6 metros, superan en longitud a vehículos como el Volkswagen Vento y el Kia Rio Sedan.

Tortuga carey
Corales, algas y raíces de mangle son parte de su dieta.
Las tortugas carey son solitarias, pero llegan a formar pequeños grupos en las costas.

Con su caparazón en forma de corazón, la tortuga carey es uno de los animales más emblemáticos de los mares tropicales. En México, está en peligro de extinción. Su tamaño va de los 62 a los 114 centímetros y su peso oscila entre 35 y 127 kilogramos. Su hocico se asemeja al pico de un ave y la coloración distintiva de su caparazón son rayos amarillos, negros y marrones.

Anida en ambos litorales del País: en el Golfo de México y el Caribe va desde Veracruz hasta Quintana Roo, mientras que en el Pacífico puede verse de Nayarit a Guerrero, aunque se han registrado anidaciones en Oaxaca.

Entre sus múltiples amenazas en el País destacan los cambios en las playas donde anidan, la degradación de sus hábitat críticos y malas prácticas pesqueras en sitios de reunión o tránsito. Otro problema común es la extracción de huevos de sus nidos para la venta ilegal porque existe la falsa creencia de que tienen propiedades afrodisíacas.

– Nombre científico: Eretmochelys imbricata.
– Estado de conservación: En peligro de extinción (NOM-059-SEMARNAT-2010).
– ¿Cuántos quedan en México? Variable. En algunas playas se pueden registrar menos de 100 nidadas hasta más de 500.

¿Sabías que…?
Aunque puede superar el metro de longitud, es una de las especies más pequeñas de tortuga marina. La más grande es la laúd, que mide hasta 2.4 metros.

¡Participa con tu opinión!