Aguascalientes y México pudieran vivir un invierno horroroso como se prevé en el continente europeo por el incremento de contagios por COVID-19, si la población mantiene el mismo patrón de conducta de no aplicar las medidas sanitarias necesarias y continúa con sus reuniones, advirtió el ex presidente del Colegio de Medicina Interna del Estado e infectólogo, Francisco Márquez Díaz.
Por lo anterior, consideró importante que desde este mes de noviembre la población empiece a cuidarse si quiere pasar una Navidad más tranquila y tener un Año Nuevo apacible. “Debemos prepararnos, pues para nosotros lo fuerte del invierno es finales de diciembre y enero, entonces hasta donde alcancemos a vacunarnos contra la influenza y otras enfermedades prevenibles por vacunación como el neumococo o tosferina será una ayuda para la crisis de infecciones respiratorias que se puedan presentar”.
Afirmó que de no lograrse este objetivo y la gente en general sigue el mismo tren de conducta social actual, en definitiva lo que se advierte para el continente europeo de que pudiera ser un invierno horroroso, pudiera también volverse una realidad en México y Aguascalientes.
Apuntó que México aún no sale de la primera ola de contagios ya que sigue habiendo una frecuencia importante y aunque por regiones se comporta de distinta manera, muy probablemente se debe a la cantidad de pruebas que se están realizando. Resaltó que en el caso de Aguascalientes se tiene un incremento importante de casos, aunado a que ya hay muchos pacientes atendidos en sus propios domicilios con una forma de atención que no es la mejor, debido a que ya no hay hospitales.
Resaltó que esta semana se inició con muchos casos nuevos de contagios y lamentablemente esto puede resultar en un incremento de la mortalidad, destacando que Aguascalientes tiene un exceso de decesos del 28% para la semana 31 del año, “es decir hubo 28% más muertes de las esperadas para esta misma semana 31 que fue del 1º de agosto respecto del año pasado”.
Finalmente, Márquez Díaz enfatizó que si se llega a tener la vacuna, ésta ayudará, pero no va a ser la única solución. “Nunca volveremos a la normalidad que teníamos antes, y se deberán seguir tomando las medidas de prevención como el distanciamiento social y el uso de cubrebocas”.