Noé García Gómez

En esta elección intermedia, en la que se renovará la cámara baja del Congreso de la Unión, están en juego más que las curules para la izquierda mexicana, están en juego los escenarios, su competitividad y la correlación hacia el 2018, es por ello importante sintetizar un análisis prospectivo sobre los resultados que la izquierda podrá obtener en este 2015.

La prospectiva, hay que resaltar que no es una encuesta, en México es la menos utilizada de las herramientas para los estudios electorales. La exploración de los futuros posibles en materia electoral se sustenta en el análisis de la situación prevaleciente y de los elementos que integran la trayectoria previa de la realidad vigente, por ello requiere sustentar sus conclusiones no solo en encuestas, sino en datos derivados, a su vez, de estudios estadísticos, demoscópicos, jurídicos, políticos y sociológicos, lo que hace compleja su realización y su uso.

Para iniciar, es importante partir del entorno que es una elección intermedia y el promedio histórico que el conjunto de las izquierdas ha obtenido, para de ahí partir como un tope para el análisis de escenario, tomamos como antecedente los resultados de las elecciones de 1997, 2003 y 2009, sumando el resultado de todos los partidos ideológicamente identificados con la izquierda en la respectiva elección, con ellos se realizó una extrapolación y se consolidó con una descripción de factores trabajados con base en el método Delphi (http://goo.gl/p92BDl ) considerando la opinión de un panel.

En las elecciones de 1997 los resultados fueron los siguientes: PRD 25.7, PT 2.7, PPS 0.34, Frente Cardenista 1.12 para sumar 29.86; en 2003, PRD 17.61, PT 2.4, Convergencia 2.26, PSN 2.7, PAS 0.74, México Posible 0.91, PLM 0.41, Fuerza Ciudadana 0.46, para alcanzar 25.06; en la elección del 2009 obtuvieron PRD 12.29, PT 3.57, Movimiento Ciudadano 2.37, PSD 1.03 para un total de 19.26. El promedio de las tres elecciones federales intermedias nos arroja una cifra de 24.72 de aquí nos permitió partir, y concebir algunas consideraciones derivadas de los resultados generados por el panel.

Primero.- Podemos observar que el país, si está dividido en tercios ideológicos, un 24.72 para la izquierda la ubica en un nivel de competitividad, pero como es característica de ella misma, se atomiza en intereses de grupo, que parece diluirse ante los consolidados porcentajes del PRI y PAN que se han mantenido a lo largo de tres décadas.

Segundo.- Este fenómeno de la atomización es preciso detallarlo individualmente por partido político en su justa dimensión, de cara a este proceso electoral intermedio.

  1. PRD: Se ha caracterizado por ser el principal partido de izquierda, su porcentaje promedio en las elecciones intermedias es de 18.53, pero hay que puntualizar que ese promedio lo obtuvo sin la renuncia de sus ex candidatos presidenciales (AMLO y Cárdenas) y la desbanda de personajes en este último año. Sus principales bastiones, DF y Guerrero, han sufrido un desgaste por los escándalos, tanto de la Línea 12, como la masacre de Iguala y la corrupción en el Gobierno de Ángel Aguirre; agreguémosle la exclusión de liderazgos importantes en las candidaturas como el de Marcelo Ebrard. Su presidente nacional reconoció que su meta es un limitado 15.5%, hoy las encuestas lo muestran en un 12% y con una tendencia a la baja.
  2. Morena: Las fracturas en el PRD generaron un nuevo actor, el partido que López Obrador y sus seguidores conformaron, en gran medida con los militantes y estructuras del PRD, PT y Movimiento Ciudadano. Hoy las encuestas lo ubican entre el 8 y 10% de intención de votos con una tendencia a crecer en la campaña y mayor identificación de la marca Morena con AMLO en su primera prueba electoral.
  3. Movimiento Ciudadano: El partido de Dante Delgado tiene muy bien definida su estrategia de subsistencia, arropar liderazgos regionales que le aporten una buena cantidad de votos; es el caso de Elizondo en Nuevo León, Alfaro en Jalisco, María Elena Orantes López en Chiapas y Gabino Cué en Oaxaca, además de estar a la “caza” de Ebrard.
  4. Partido del Trabajo: De los partidos de izquierda es el que mayor riesgo tiene de no alcanzar el registro, padecerá los resultados de la comodidad de pegarse a liderazgos y partidos anteriormente (en 97 y 2000 fue de Cárdenas, en 2003 alianzas con gobernadores priístas, en 2009 y 2012 de AMLO) hoy irán solos. Dicho riesgo los pone en la disputa voto a voto, calle a calle, militante a militante con los otros partidos ideológicamente identificados, además de contar con una estructura y burocracia con más de 20 años de experiencia.

Tercero.- El Pacto por México comenzará a cobrar factura, ya que en la opinión pública se generó la percepción de que fue un mecanismo de cooptación del gobierno hacia los dirigentes del principal partido de izquierda el PRD.

Cuarto.- La intensa agenda de alianzas locales entre PAN-PRD que son dos partidos ideológicamente antagónicos, generó un descontento en la militancia de izquierda, al final los dividendos se pueden resumir en 1. Generó una nueva pero individualista e interesada burocracia, 2. Gobiernos con poco compromiso ideológico y 3. Desdibujamiento electoral.

Quinto.- La verdad histórica de la desaparición y muerte de los normalistas de Ayotzinapa en Iguala es, que fue cometida por un gobierno perredista, que la dirección nacional reaccionó tarde y sigue sin explicar quién postulo a José Luis Abarca, también cobrará factura.

Sexto.- Factor Ebrard, el exjefe de gobierno es, sin lugar a dudas, un actor de reconocimiento amplio a nivel nacional, su gestión en el DF le valió el premio al mejor alcalde del mundo, además de que su discurso opositor al Pacto por México lo ha colocado como un referente de la oposición; la constante exclusión del PRD puede generar que otro partido lo arrope, así como a su capital político que sin duda podrá aportar un importante porcentaje de votos.

Las cifras prospectivas para la izquierda en esta elección federal serán dentro del siguiente escenario:

PRD MORENA MOVIMIENTO CIUDANANO PARTIDO DEL TRABAJO TOTAL
NACIONAL 11% 8% 3% 2.72% 24.72%
Tendencia A la baja Se mantiene Se mantiene A la baja
margen de error de +/- 2% nacional para PRD y MORENA y del 0.75 para MC y PT

Curules Ganadas PRD MORENA MOVIMIENTO CIUDANANO PARTIDO DEL TRABAJO
MAYORIA 27 9 0 0
REPRESENTACION

PROPORCIONAL

27 22 6 3
TOTAL 54 31 6 3
Si MC y/o PT no alcanza el 3% a nivel nacional, no entrarían al reparto de RP; margen de error +/- 6 curules

Ante las anteriores consideraciones y el escenario prospectivo planteado, nos llevan a las siguientes conclusiones:

I.- PRD va a la baja electoralmente, su estructura es burocráticamente costosa y lleva el mayor desgaste de la división de la izquierda; además de los constantes escándalos, su estrategia de las alianzas locales con el PAN y el Pacto con el Gobierno de Peña Nieto, hace que su discurso opositor pierda credibilidad, por todo lo anterior la tendencia es que aún no termina su caída. La distribución de su votación se centrará en las circunscripciones IV y V con su más alta votación desproporcionalmente con el bajo resultado de la I y II, ganando distritos de Guerrero, Michoacán, Guerrero y principalmente DF la injerencia y apoyo del gobierno capital será vital para el triunfo de sus candidatos en distritos para el Jefe de Gobierno prioritarios. Es de destacar que aun la cercanía porcentual entre Morena y PRD este último tendrá un escenario de más curules por el apoyo de los gobiernos que encabeza.

II.- Morena es un partido en ascenso como una consecuencia en sus principios e ideología (nos pueda gustar o no el maniqueísmo que hace de ella) que se asume como la “verdadera oposición”, su mercado es el voto desencantado del PRD, MC y PT que será un escenario de suma y resta con ellos, agregado al ciudadano indignado del gobierno de EPN. Su votación será homogénea pero destacando la circunscripción II y III con un mejor resultado, esta homogeneidad en su votación tendrá como consecuencia rondar el 8% pero ganar pocos distritos de mayoría, que se focalizarán en Tabasco y principalmente DF; que sería histórico para un partido que participa por primera vez.

III.- Movimiento Ciudadano seguirá arropando liderazgos descontentos de cualquier partido que representen una bolsa de votos, esto lo pone por encima de del PRD en algunas regiones como Jalisco y Nuevo León; que bien implementada la estrategia asegurará el registro.

IV.- PT su estrategia será la de disputar la militancia partidista, es ahí donde rascará votación principalmente de PRD y buscará confundir al simpatizante de Morena, se ve complicado que llegue al 3% requerido pero lo que obtenga será un juego de suma y resta con estos dos partidos.

 

* Este artículo es la síntesis de una investigación que coordiné en 360° Gabinete de Gestión.

¡Participa con tu opinión!