Con el paro técnico obligado en la Planta Nissan 2, debido a la escasez de gas natural, alrededor de 200 empresas autoparteras del estado y la región, resultarán afectadas, pues aunque la reactivación se espera para el lunes próximo, parar la producción de cuatro o cinco días representará pérdidas que no han sido cuantificadas.

El presidente del Clúster Automotriz en la entidad, Cuitláhuac Pérez Cerros, dio a conocer que no se trata sólo del paro de Nissan 2, sino otras plantas ensambladoras en la región a las que también abastecen, como es Honda que se detuvo un par de días, Volkswagen que hizo lo mismo, así como General Motors y BMW, que tienen como característica coincidente trabajar exclusivamente con gas natural.

El tema es que todas aquellas empresas satélite que dependen de una planta ensambladora parada, “todos dejamos de facturar, de tener ingresos, así como el movimiento económico que se espera para hacer frente a los gastos fijos, por lo que esta situación nos pega. Por eso, todos estamos pidiéndole a Dios que reinicien la actividad el lunes y a partir de allí, podremos calcular la afectación económica de los días de paro obligado”.

Mientras tanto, esas proveedoras de Nissan se están dedicando a producir lo que estará en almacén para cuando se vuelvan a tener requerimientos, y esto se hace para que no haya impacto en el salario de los trabajadores de las empresas que suministran a Nissan A2, pues de momento están cancelados los requerimientos, “debemos tener productos como colchón para no detener la producción que se necesitará en determinado momento”.

Pérez Cerros expresó que en el sector industrial hay incertidumbre sobre los proyectos que pudiera tener el Gobierno Federal en materia de generación de energía, pues la negación a abrir la oportunidad a quien puede y tiene presupuesto para hacerlo, está provocando pérdidas al país, y no sólo al sector industria, sino también pone en riesgo la salud y otros sectores indispensables para la Nación.

El temor es latente porque en lo que va del sexenio se han presentado algunos apagones ya y sin previo aviso, como el ocurrido en diciembre pasado en la mayor parte del país, pero el Gobierno Federal ha justificado la ineficiencia y el límite al que ha llevado a la CFE, a los errores de los gobiernos pasados, “el tema es que no hace nada para resolverlo, y tampoco se deja ayudar”, pues una vez más, queda claro que no se puede depender también en energéticos de Estados Unidos, antes bien, es momento de tener una estrategia en dos vías para generar reserva de cualquier tipo de combustible.