Ha transcurrido el primer trimestre del 2024. Ya con la pandemia vista muy atrás por el retrovisor, la nueva normalidad comienza cada vez a ser una normalidad habitual para dejar a un lado los complejos primeros años de esta década. Desgraciadamente, las cuestiones bélicas no han podido ser también cosa del pasado. Las constantes presiones geopolíticas representan un fuerte riesgo para la estabilidad macroeconómica del mundo.
Ya en materia económica, demos un pequeño paseo por las principales variables macroeconómicas en este primer trimestre del 2024; su comportamiento y su proyección para lo que resta del año. Indaguemos.
Los productos y servicios en nuestro país siguen empujando hacia arriba y se han ubicado en 4.42 por ciento al finalizar el mes de marzo, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.
El INPC mostró una aceleración de 0.29 por ciento respecto a febrero de 2024, y aunque mantiene una tendencia alcista, fue menor a las expectativas de los analistas financieros. El precio de los alimentos, las mercancías y los servicios fueron las grandes impulsoras de este resultado. Al finalizar el mes anterior, el costo de los servicios se aceleró 0.69% y se ubicó en 5,37% a tasa anual, mientras que los alimentos se incrementaron 0.30% para alcanzar una tasa de 5.01%.
En cuanto a la inflación subyacente, la cual ayuda a determinar la trayectoria de la inflación general en el mediano y largo plazo, pasó de 4.64 a 4.55 por ciento, marcando un nivel mínimo desde mayo de 2021, pese a la aceleración en los servicios.
Este comportamiento en la inflación ha mantenido a los miembros de la Junta de Gobierno del Banco Central Mexicano más cautelosos sobre una posible desaceleración de los niveles actuales de la tasa de referencia.
A finales de marzo, se redujo en 25 puntos base la tasa de fondeo interbancaria, para situarla sobre once por ciento, un nivel no visto desde marzo del 2021. En una decisión por mayoría, de 4 a 1, con el voto disidente de la subgobernadora Irene Espinosa, enfatizaron que “la postura monetaria se mantiene restrictiva y continuará siendo conducente a la convergencia de la inflación a la meta de 3% en el horizonte del pronóstico”.
El recorte de la tasa es el primero tras un ciclo de 15 alzas en 21 meses y después de una pausa que tuvo 11 meses de duración. En febrero de 2021, fue la última vez que la Junta de Gobierno del banco central mexicano recortó la tasa, en una decisión tomada de manera unánime, cuando la dejaron en 4 por ciento.
La meta de Banxico continúa siendo la misma desde hace ya varios años; ¿no será necesario que dicha meta también sea actualizada? Interesante debate.
En cuanto al comportamiento del peso mexicano, este se ha mantenido en niveles muy bajos respecto al dólar estadounidense. La especulación detrás del peso mexicano ha llevado el tipo de cambio por debajo de su nivel de equilibrio, generando una sobrevaluación significativa. Se estima que el tipo de cambio debería estar cotizando alrededor de 18.60 pesos por dólar. Las apuestas a favor del peso siguen en máximos no vistos desde hace cuatro años, en el mercado de futuros de Chicago.
De esta forma, somos testigos de una cierta tranquilidad en las principales variables macroeconómicas del país en estos primeros tres meses del año. Lo más importante en lo que resta del año será tratar de minimizar o extinguir las posibles guerras que pudieran desatarse, sobre todo en Medio Oriente.
Los comicios electorales que se llevarán a cabo en México y en Estados Unidos también serán pieza clave para el desarrollo de la economía de ambos países; no olvidemos que ambas economías están sumamente ligadas.

OVERTIME
No todo es futbol. El basquetbol, beisbol y el tocho bandera trabajan contra corriente para aumentar su rentabilidad y atraer una base de fanáticos sólida en México; parece que van por buen camino. Según datos de Statista, este año se espera que la industria de aplicaciones de transmisiones deportivas en México alcance un valor de mercado de 9.66 millones de dólares, un crecimiento del 48 por ciento respecto a los 6.56 millones de dólares del 2019. Una mayor difusión deportiva, impulsa la atracción de una mayor cantidad de jóvenes.

@GmrMunoz