Érika Hernández y Selene Velasco
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Otra vez un sismo y otra vez en un 19 de septiembre.
Y de nuevo, tras un simulacro un temblor de verdad.
A las 12:19 horas se realizó un Simulacro Nacional 2022 convocado por Protección Civil de México para conmemorar los dos trágicos sismos de ese día ocurridos en 1985 y 2017.
El sismo hipotético se proyectó de magnitud 8.1 y epicentro en el poblado de La Mira, Michoacán.
Pero 46 minutos después, a unos 120 kilómetros de distancia del punto del simulacro, pegó la realidad sísmica de México.
El movimiento telúrico tuvo una magnitud 7.7 con epicentro en Coalcomán en Michoacán, en los límites con el estado de Colima.
Según la Coordinación Nacional de Protección Civil, el sismo fue percibido por 48 millones de personas en todo el País, el cual dejó un muerto y daños moderados.
De acuerdo con el Comité Nacional de Emergencias (CNE) los estados más impactados fueron Colima, Jalisco, Ciudad de México, Michoacán, Estado de México, Guerrero, Puebla y Morelos.
Los mayores efectos se registraron en Manzanillo, Colima, pues además de casas y edificios dañados, un hombre murió al caerle el techo de una tienda departamental.
La carretera Minatitlán-Colima también reportaba afectaciones, además de que 2 millones de domicilios y oficinas se habían quedado sin energía eléctrica.
El sismo de la una de la tarde tomó al CNE reunido en la sede de la Secretaría de Seguridad cuando hacía una evaluación del simulacro.
«Alarma sísmica de manera real en la Ciudad de México», informó alguien en voz alta a los presentes entre ellos la Secretaria de Seguridad, Rosa Isela Rodríguez, el de la Defensa, Luis Crescencio Sandoval, el de Marina, Rafal Ojeda y la Coordinadora de Protección Civil, Laura Velázquez quien soltó un grito: » ¡no!», cuando alguien sugirió evacuar el lugar.
«Lo que corresponde es quedarnos en nuestro lugar», subrayó en medio de la inquietud de varios funcionarios.
En voz baja, Velázquez expresó cuando el sismo arreciaba: «¡qué impresionante!».
La CNE reanudó su sesión para atender los efectos del movimiento telúrico.
En la Ciudad de México, el sismo impactó severamente. Fueron reportadas crisis nerviosas, caída de postes, de árboles y cortes de energía eléctrica.
Hasta las 20:00 horas, se reportaban al menos 21 inmuebles dañados, cuatro de ellos con riesgo medio y los 17 restantes de riesgo bajo.
Según autoridades, el sonido de la alerta sísmica se activó con 80 segundos de anticipación, aunque en diversos puntos sonó cuando ya estaba temblando.
De 13 mil 860 altavoces en total que debían reproducirla, 123 fallaron, según el C5.