Actualmente, 1,418 unidades de transporte público, circulan fuera de norma, es decir que ya rebasaron los años de vida útil; los concesionarios y propietarios tienen de plazo lo que resta del año para renovarse, ya que por ley no deben dar servicio en esas condiciones.
Los taxistas son los que tienen la flotilla más obsoleta y si no se modernizan, quedarán fuera de servicio.
Aquí el desglose por modalidad de servicio:
De las unidades de transporte de personal, cuyo modelo no debe ser mayor a rebasar los 15 años, 591 están dentro de norma y seis fuera de norma; en el transporte de personal, el límite son 12 años, 54 están en regla y 16 ya deben renovarse.
En cuanto al transporte de carga ligera, 49 han cumplido los 15 años de límite y 19 ya rebasaron esa antigüedad; mientras que en los colectivos foráneos (combis), 442 están dentro de norma y 22 ya rebasaron los 10 años permitidos.
De los vehículos de plataforma que dan servicio de transporte a través de aplicación, 3 mil 046 están dentro de norma y 77 ya rebasaron los cinco años de vida útil; en el transporte colectivo urbano, 451 están dentro de norma y 28 fuera. En esta modalidad la Ley establece una vida útil de 10 años, pero la CMOV les otorgó una prórroga de dos años adicionales, por lo que se considera una vigencia de 12 años, la misma ventaja tienen los taxistas y en este caso de 6 se eleva a 8 años; los taxistas dentro de norma son 3 mil 301 y 972 los obsoletos.
Respecto al transporte colectivo suburbano (los brujos de Jesús María), 41 están dentro de norma y 18, fuera. En esta modalidad, los autobuses tienen una vida útil de 15 años, mientras que la de los microbuses y minibuses es de 12 años.
De acuerdo al artículo 123 de la Ley de Movilidad, la ampliación del tiempo de vida útil sólo se puede otorgar por una vez, de ahí que las unidades fuera de norma deben renovarse o saldrán de circulación.