Mircea Mazilu

El próximo 14 de julio se celebra el Día Nacional de Francia, una jornada que conmemora un suceso importante dentro de la Revolución que estalló en este país en el año 1789. Se trata de la Toma de la Bastilla, la cual supuso el primer triunfo del pueblo francés sobre la monarquía absoluta. Poco más tarde, dentro del contexto de esa misma sublevación popular, se proclamaba un gobierno republicano y democrático, al mismo tiempo que se abolían los privilegios de la nobleza y el clero y se ponía fin a muchas injusticias sociales que habían predominado por siglos. En el artículo de hoy te contamos la historia de la Revolución Francesa, la cual ha tenido una gran contribución en la configuración del mundo actual.
Este conflicto social y político marcó el final de una época de costumbres anticuadas y el comienzo de otra, de valores e ideales nuevos. En vísperas de 1789, Francia era una monarquía absoluta regida por Luis XVI, un soberano que se consideraba un representante de Dios en la Tierra y poseía un poder ilimitado. La organización social se caracterizaba por una división en 3 clases: clero, nobleza y el estado llano. Las primeras dos disfrutaban de privilegios y monopolizaban casi todas las riquezas, mientras que la última, compuesta mayoritariamente por campesinos, carecía de derechos y libertades y estaba obligada a pagar impuestos.
Todo empezó en 1789 como consecuencia directa de la crisis económica por la que atravesaba la monarquía. Para tomar medidas contra esta difícil situación, el rey convocó en mayo de aquel año una asamblea llamada los Estados Generales, formada con miembros de las 3 clases sociales. Después de varias semanas de reuniones, los congresistas pertenecientes al Tercer Estado, es decir la población no privilegiada, decidió formar en junio una Asamblea Nacional para redactar una constitución, al considerarse el legítimo representante de la nación. En el mes de julio ésta se convirtió en Asamblea Constituyente que, integrada también por miembros de los otros dos estamentos, aboliría poco más tarde los derechos feudales, declararía los Derechos del Hombre y del Ciudadano y promulgaría una Constitución, con división de poderes en Ejecutivo, Legislativo y Judicial.
Esta agitación protagonizada por el pueblo en los salones pronto se trasladaría a las calles de París. El 14 de julio de 1789, los habitantes de la capital tomaron la Bastilla, una prisión que representaba el poder del monarca francés, liberando a las pocas personas que se encontraban allí encerradas. Fue precisamente por este acontecimiento, considerado como el inicio de la Revolución Francesa, que el 14 de julio se convertiría en 1880 en la fiesta nacional de Francia. Hoy en día, esta jornada se celebra con desfiles militares, discursos, bailes y fuegos artificiales, entre otras cosas.
La revolución duró hasta 1799 y tuvo varias fases en su desarrollo: la de la Asamblea Legislativa (1791-1792), durante la cual se declaró la guerra a Austria y se formaron grupos políticos, entre los que destacaban los jacobinos y los girondinos; la de la Convención Nacional (1792-1795), la cual abolió la monarquía, proclamó la república y sentenció a muerte a Luis XVI; y la del Directorio (1795-1799), que acabaría con el golpe de Estado llevado a cabo por Napoleón Bonaparte, el 9 de noviembre de 1799. Con este último suceso se instauraba el Consulado, el cual sería más tarde sustituido por el imperio con la proclamación del mismo Napoleón como emperador de Francia (1804).
Entre las numerosas consecuencias de la Revolución Francesa destacan el final del orden feudal; el derrumbe de la monarquía absoluta; la declaración de los derechos humanos universales, entre los que descollaban la igualdad y la libertad; la instauración de un gobierno republicano; el establecimiento de la soberanía popular; y la ascensión de la burguesía como el grupo social dominante. Por último, los ideales de la Revolución Francesa sirvieron de impulso para las colonias de América en su proceso de independencia con respecto a las metrópolis europeas.

mircea-mazilu@hotmail.com