El gobernador Martín Orozco Sandoval informó que 400 integrantes de la Guardia Sanitaria realizaron este fin de semana recorridos en diversas zonas de la ciudad capital, entre ellas la avenida Madero, corredor Carranza, Las Américas y Colosio, para constatar el cierre de actividades no esenciales decretado el viernes pasado.

Como resultado del operativo, Octavio Jiménez Macías, director de Regulación Sanitaria del ISSEA, precisó que en coordinación con personal del Ayuntamiento capital, se visitaron diversos negocios; en Colosio, dos cerraron sus puertas de manera voluntaria, y en la zona Centro once.

Orozco Sandoval recordó que la medida preventiva que entró en vigor el 28 de agosto, concluirá el 10 de septiembre, fecha en la que se analizarán todos los indicadores COVID-19 para dictar las medidas correspondientes y seguir haciendo frente a la pandemia.

Hizo el llamado a las autoridades de los 11 municipios a continuar cooperando y trabajar para salvaguardar el bienestar y salud de las y los aguascalentenses, ya que las acciones coordinadas son esenciales para salir adelante de la contingencia sanitaria.

A través de la medida emitida el viernes, se limitan las actividades no esenciales que involucran el consumo de alcohol con la diversión y el esparcimiento masivo, concretamente de antros, cantinas y bares.

No podrán abrir sus puertas aquellos lugares altamente concurridos, que carecen de ventilación; tampoco aquéllos que no garanticen la sana distancia.

Los lugares abiertos donde haya flujo de aire natural, podrán abrir las zonas de terraza, siempre y cuando se garantice la sana distancia.

El Acuerdo que prohíbe la apertura de establecimientos como bares, cantinas y antros que no garanticen la seguridad de las personas al ser espacios con alto riesgo para contagios por COVID-19, es precisamente para evitar la propagación del virus.

Simultáneamente se requiere del apoyo de la población en general, para que el cubrebocas sea de uso permanente, sin descuidar el lavado frecuente de manos.