A casi dos meses de que diera comienzo la nueva normalidad que arrancó el pasado primero de junio, la recuperación de usuarios del sistema del transporte público urbano ha sido mínima, de acuerdo a lo reportado por la Coordinación de Movilidad por lo que todavía un número importante de unidades se encuentran fuera de circulación ante la escasa demanda.
Gustavo Gutiérrez, encargado de despacho, explicó que el flujo de pasajeros del sistema urbano hasta antes de la pandemia de COVID-19 era de 270 mil en promedio, número que se vio reducido drásticamente conforme avanzó la eventualidad sanitaria.
Posterior al periodo de la nueva normalidad que comenzó el pasado primero de junio, de manera paulatina ha ido incrementando el número de usuarios, sin embargo, aún no son suficientes para que concesionarios determinen poner mayor número de unidades en circulación, situación que es respaldada por las mismas autoridades encargadas de regular el servicio de transporte, ante el complicado escenario.
Actualmente, el número de pasajeros en promedio desde entonces es de no más de 170 mil al día, equivalente a un 15 por ciento más en los dos últimos meses. A pesar de que la mayoría de las rutas mantienen unidades frenadas, otras como la 9, 37 y 50, trabajan de manera regular ante la gran demanda en el servicio.
“Hemos ido ajustando el número de unidades conforme la demanda va en aumento, el bolsillo de los concesionarios se debe de cuidar para que esa situación no se convierta en un hueco financiero que luego no se pueda subsanar por problemas de ingreso por la falta de demanda en el servicio”.