El titular del Consejo Estatal de Trasplantes, Rodolfo Delgadillo Castañeda, reconoció que en Aguascalientes hace falta un equipo de procuración de órganos con personal especializado para lograr el desafío de revertir las cifras; actualmente, el 90% de trasplantes de riñón son de donador vivo y el 10% de donador cadavérico.

Comentó que por cuestiones religiosas, prejuicios o falta de información, al morir una persona, en muchas ocasiones, sus familiares se cierran a la donación de alguno de sus órganos, negándoles la oportunidad a otras personas de seguir viviendo.

No se ha trabajado lo suficiente para impulsar la cultura de donación de órganos.

Aquí se encuentran en espera de un trasplante de riñón alrededor de 100 pacientes, a nivel nacional suman 17 mil 015, pero la lista de espera de personas que requieren diversos órganos para mejorar su calidad de vida, e incluso para seguir viviendo, asciende a 23 mil 139.

Con datos de ayer del Registro Nacional de Trasplantes, el desglose es el siguiente: 17 mil 015 personas esperan un trasplante de riñón (incluidos los 100 de muestra entidad); y 5 mil 742 una córnea. En nuestra localidad, no hay rezago, hay capacidad para atender oportunamente la demanda, a través del Banco de Ojos.

Asimismo, 319 esperan un hígado; 49, un corazón; 5, un páncreas; 4, hígado y pulmón; 2, riñón y páncreas; 2, pulmón; 1, corazón y pulmón.

Este tipo de cirugías se reactivan a criterio del semáforo epidemiológico de cada estado.

En Aguascalientes se suspendieron en marzo del 2020, en el Hospital Hidalgo, pero se reiniciaron el 26 de septiembre del mismo año, y los procedimientos quirúrgicos continúan.

En nuestro estado sólo se realizan trasplantes de córneas y riñón, de ahí que las personas que necesitan un órgano diferente, su médico tratante, debe inscribirlos en el RNT.

El Programa de Trasplantes en el Hidalgo data de 1985 y anualmente entre 80 y 90, salvo en el 2020 que se redujo la actividad por la emergencia sanitaria.