Pedro Sánchez Briones
Agencia Reforma

CHIHUAHUA, Chihuahua.- Organizaciones como Mujeres Negro demandaron ayer justicia para Marisela Escobedo, una enfermera retirada que fue asesinada hace 10 años en el plantón que había instalado en la Plaza Hidalgo, frente al Palacio de Gobierno.
La activista exigía justicia para su hija Rubí Fraire, quien tenía 16 años cuando fue victimada por su pareja Sergio Rafael Barraza, en el 2008.
Un arreglo floral se colocó en la placa instalada para recordar el lugar donde fue asesinada Escobedo.