A partir del primer trimestre del próximo año, la Coordinación de Movilidad (CMOV) comenzará con la aplicación del pago electrónico en unidades del transporte público urbano. Lo anterior evitará que los trabajadores del volante, sean expuestos a robos y asaltos, como el sucedido recientemente.
El encargado de despacho de la CMOV, Gustavo Gutiérrez de la Torre, detalló que en una primera fase, el cobro del pasaje en efectivo como tradicionalmente se hace será sustituido en algunas rutas, mismas que serán definidas mediante un estudio para luego integrar a todas las unidades.
El funcionario explicó que ya se tiene el software del sistema de prepago que será implementado en las unidades de manera progresiva, al igual que las videocámaras y botones de pánico, cuya inversión total alcanzará los 180 mil pesos por unidad.
Gutiérrez de la Torre detalló que será a partir del próximo año, cuando la dependencia llevará a cabo la planeación de la red de recarga, donde los usuarios podrán depositar de manera electrónica sus pasajes. Se contemplan para ello tiendas de conveniencia, negocios de abarrotes y hasta universidades, a fin facilitar la nueva modalidad en el sistema urbano. Gutiérrez de la Torre agregó que todos los concesionarios y permisionarios del sistema de transporte público urbano, estarían obligados a implementar dicha tecnología en sus respectivas unidades.
«Iniciaremos de manera progresiva con algunas rutas, la idea es que en diciembre de 2020 todas las unidades estén debidamente equipadas con el pago electrónico y videocámaras. Los concesionarios deberán de atender las indicaciones en esta materia y ajustarse a todos los procesos», concluyó.