Yarely Pedroza Morones y Diego López Rojas vieron cristalizado su más grande sueño de amor al unirse en matrimonio.
El Templo San Antonio de Padua enmarcó la ceremonia donde los contrayentes intercambiaron promesas de amor, respeto y fidelidad, así como que permanecerán unidos hasta que la muerte los separe.
Entre los invitados que presenciaron el especial momento, se encontraron presentes los señores: Armando Pedroza y Leticia Morones, papás de Yarely; y Carlos López y Estela Rojas, papás de Diego.
Más tarde, el salón Casa de Piedra enmarcó la recepción donde se llevó a cabo el tradicional brindis en honor a los recién casados, quienes en medio de una velada excepcional, festejaron su unión sagrada en compañía de sus seres queridos.