Con Tanaka como pitcher ganador, los Yankees se llevaron el encuentro frente a los Medias Rojas de Boston por 10 carreras a 7, emparejando la serie tras la paliza que le propinaron los de Boston a los neoyorquinos; pero no sin antes reavivar la llama de una centenaria rivalidad.
El primer conato se dio en la parte alta de la tercer entrada, cuando con corredores en primera y segunda Tyler Wade tocó la bola por el lado de la tercera base, Rafael Devers rápido le llegó a la pelota y lanzó a segunda para sacar al menos un out forzado.
En la alta de la séptima, el relevista de Boston, Joe Kelly. golpeó una recta en la espalda del yankee Tyler Austin. Esto ocasionó que Austin lanzara su bat al suelo, rompiéndolo, y mirando de forma amenazante a Kelly. Este no se amedrentó ante la mirada de su rival, e incluso le provocó, haciéndole señas de que se le acercara. Austin no lo pensó dos veces y se abalanzó contra el pitcher. De inmediato se armo la gresca que terminó con tres individuos fuera del diamante: a los dos involucrados y al coach de tercera base de los Yankees, Phil Nevin.
En lo que al encuentro se refiere, Yankess fue amplio dominador del encuentro desde el primer episodio, donde colgó cuatro rayitas, y para el cierre de la cuarta entrada, dominaba 8 a 1. Pero los Medias Rojas tuvieron una férrea reacción, ya que en el quinto inning, redujeron la distancia a 2, poniendo las cosas otra vez para cualquiera.
De ahí en adelante, ambos equipos perdieron impulso, y terminaron combinando 22 hits y un error por parte de los de Massachussets.

¡Participa con tu opinión!