Después de la barrida sufrida ante los Red Sox y sumar cinco derrotas al hilo, el día de ayer los Yankees de New York buscaban romper la mala racha enfrentando a los White Sox que han tenido una terrible campaña. Los neoyorquinos salieron con la encomienda de componer el camino ya que se alejaron del liderato de la división tras las derrotas ante Boston. El encuentro terminó siendo de un solo lado y el trabajo del abridor Lance Lynn fue extraordinario al lanzar 7.1 entradas y dejar la pizarra en cero para los Yankees.
La ofensiva neoyorquina tardó en despertar ya que fue hasta la cuarta entrada cuando pudieron hacer daño tras un tercio del juego sin grandes emociones. Aaron Hicks comenzó el ataque en el cuarto rollo con sencillo productor, Stanton anotó la primera del partido, después Torres conectó sencillo al central para que Gregorius aumentara la ventaja a dos carreras por cero. En la siguiente entrada las carreras continuaron cayendo para los Yankees, un error de Covey hizo que Higashioka anotara, Gregorius logró conectar sencillo por el jardín izquierdo para llevar a Gardner a la pizarra poniendo 4-0 a los Yankees.
El festín se completó en la parte alta de la octava entrada a punta de poder, Gleyber Torres logró un jonrón solitario entre el jardín izquierdo y el central para sumar una carrera más, mientras que Neil Walker hizo lo propio pero por el central para que Andujar anotara, cerrando el encuentro 7-0 para los de New York que se reencuentran con la victoria. Lance Lynn tuvo una estupenda salida al lanzar 7.1 entradas en las que solamente permitió dos hits y un pasaporte, mientras que sumó 9 chocolates a su cuenta.