Ante precios desfasados del cemento entre México y el mercado internacional, los desarrolladores de vivienda analizan la posibilidad de importar el insumo para conseguir un precio más competitivo, informó Axel Espinosa Teubel.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Desarrollo y Promoción de Vivienda, lamentó que tras el incremento globalizado de más del 25% que las empresas cementeras aplicaron entre el 1 de enero y el 1 de julio de este año, hoy en día parecería más conveniente importar, que comprar aquí.

Y es que la tonelada de cemento en México se está vendiendo a 175 dólares en promedio, en tanto que a nivel internacional el precio oscila en poco menos de noventa dólares, por parte de las propias empresas nacionales.

En ese sentido, reprochó que se venda más barato a los extranjeros que a los mexicanos, a sabiendas de que el impacto de su injustificado incremento en el precio del cemento empezará a repercutir a la brevedad en el costo de la vivienda de los trabajadores en especial.

Finalmente, Espinosa Teubel consideró que ese tipo de políticas lejos de abonar a la competitividad anhelada en el país, la afectan severamente porque ponen a los grandes consumidores del material en la encrucijada de recurrir a los mercados internacionales y de todos modos incrementar el precio del producto final.

¡Participa con tu opinión!