Al informar que el próximo treinta de noviembre renuncia a la Regiduría del Ayuntamiento de Aguascalientes, Jennifer Kristel Parra Salas adelantó que a partir del primero de diciembre se convierte en la delegada regional del Gobierno Federal de Andrés Manuel López Obrador ante el Municipio de la capital.
Ante ello, extiende su mano hacia la presidenta municipal Teresa Jiménez Esquivel para trabajar en unidad, de manera coordinada y mirar hacia el futuro, a favor de la ciudadanía de Aguascalientes.
Luego, mencionó que en la Regiduría será suplida por Cindy González y señaló que su función como delegada regional será vigilar, coadyuvar y promover los programas sociales del próximo Gobierno de la República en el Municipio de Aguascalientes.
Asimismo, expresó que estará cerca del Gobierno de Aguascalientes, porque se exigirá la atención de las verdaderas necesidades de la población; “yo no manejaré los recursos, eso lo hará la Secretaría de Hacienda, pero coadyuvaré en todas las áreas con temas prioritarios como la seguridad pública, tal y como lo ha marcado el presidente electo Andrés Manuel López Obrador”.
Agregó que la instrucción es que no haya despilfarro de recursos federales en acciones municipales, es decir será vigilante de que se ejerzan de modo eficiente. “Se acabarán los moches y todo lo que esté etiquetado ahí deberá ejercerse y ejecutarse”.
Jennifer Parra Salas precisó que coadyuvará con la actual administración capitalina en la gestión de proyectos, siempre y cuando sean prioritarios y necesarios para la población, donde la seguridad pública es la principal en este momento.
Finalmente, la próxima delegada regional ante el Municipio de Aguascalientes aseguró que no actuará con revanchismos hacia la actual administración, “no se trata de pelear sino de ayudar y de hacer cosas a favor de esta capital”.