Francisco Márquez 
Agencia Reforma

Ante el incremento de los precios de la gasolina en México, muchos usuarios buscarán la manera de reducir el impacto con la consideración de cambiar el consumo de gasolina de premium a magna.
Buscar una solución de este tipo debe estar basada en información del manual de propietario del vehículo, ya que no todos son susceptibles a esta medida.
La diferencia entre las dos gasolinas es el octanaje, que es la capacidad detonante del combustible. A mayor octanaje, la capacidad se incrementa. La gasolina premium posee 93 octanos en tanto que la magna posee 87.
El mejor combustible para un vehículo es el que se especifica por parte del fabricante.
En el caso de los motores turbo y supercargados, así como para los de alto desempeño es recomendable utilizar gasolina premium. Esto debido a que ofrece mejor rendimiento por litro, además de contar con el desempeño a plenitud del motor.
Si el vehículo fue diseñado para utilizar gasolina con menor octanaje, el uso de gasolina premium no representará ninguna ventaja ya que no se incrementa el desempeño ni el rendimiento por litro.
Los vehículos modernos con sistemas electrónicos de control del motor, disminuyen la posibilidad de daños por utilizar combustible de menor octanaje, sin embargo el desempeño es mermado.
Utilizar durante algunos días gasolina de menor octanaje cuando el manual del propietario marca la premium, no sucederá nada, ya que los sensores del motor enviarán una señal a la computadora para ajustar el momento de encendido y evitar daños al motor.