Mayolo López 
Agencia Reforma

CDMX.- El presidente del Senado, Martí Batres, se apresuró a desmarcarse del líder de la Iglesia de la Luz del Mundo, Naasón Joaquín García, a cuyo evento en Bellas Artes asistió de smoking de la mano de su pareja.

«En todo caso, yo respondí a la invitación del senador Israel Zamora. En principio, no tengo por qué dudar de ninguno de los senadores de los eventos a que me invitan, me invitan a muchos eventos y acudo a muchos eventos de los senadores y, de igual manera, frente a la invitación que me hiciera el senador Zamora acudí a lo que él me dijo sería un concierto y una ópera», acotó.

Horas después de que se informara de la detención en Estados Unidos del líder religioso por tráfico sexual, el legislador se presentó ante reporteros para intentar poner a salvo su imagen.

«Como ya lo he señalado en su momento, en el Palacio de Bellas Artes, en efecto, en estricto rigor, se realizó un concierto y una ópera ese día. Al respecto no tengo queja porque no se me involucró ni a mí, ni a ningún asistente con ningún evento de carácter religioso. Simple y sencillamente escuchamos música clásica ese día.

«Sin menoscabo de ello, bueno, cualquier otra cuestión que tenga que ver con responsabilidades penales, sigue su propio curso y frente a ella cada persona es responsable de sus actos», expresó Batres

Asimismo, admitió haber conocido al hoy detenido.

«Bueno, ahí me lo presentaron. No lo conozco. He tenido la oportunidad de tener un intercambio con él, de puntos de vista. Estaba entre los asistentes al concierto que se realizó ese día.

-¿No mancha la imagen del Senado el haber acudido a este evento con esta persona, que hoy se conoce que es acusada por esto?

-Bueno, el Senado no tiene responsabilidad alguna de los actos que realice ninguna persona, es una institución que tiene su propia dinámica. Por eso, digo que cada quien responde por sus propios actos.

-¿Pero, no habla mal del Gobierno federal prestar un inmueble como Bellas Artes a alguien que ahora es acusado de pornografía infantil?

-No se sabía eso, por un lado, y, por otra parte, no fue el solicitante directamente. Ya la propia Secretaría de Cultura ha dado una información al respecto, de manera muy puntual.

En todo caso, fue solicitado el Palacio de Bellas Artes por una asociación de profesionistas y empresarios para realizar un concierto y las propias autoridades de Bellas Artes pusieron las condiciones de las características sobre las cuales se tendría que llevar a cabo el evento y los organizadores, tal como se informó, se ciñeron a esas características y a esas reglas.

-¿Se tendrá más cautela para los que realizan, los que invitan, para no pasar por esto?

-Como te digo, es difícil saber qué situaciones puede haber. Yo acudo de buena fe a las invitaciones que me hacen senadoras y senadores de las diversas fuerzas políticas.