Noé García Gómez

El artículo 236 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales establece que, para el registro de candidaturas a todo cargo de elección popular, el partido político postulante deberá presentar y obtener el registro de la plataforma electoral que sus candidatos sostendrán a lo largo de las campañas políticas. ¿Para qué son las plataformas? A grandes rasgos, éstas debería contener, al menos, lo que los partidos y su candidato pretenden realizar cuando lleguen al cargo, de acuerdo al programa y la declaración de principios del propio partido, es decir, según la orientación ideológica o doctrinaria y el proyecto nacional que guía su quehacer en la búsqueda del poder político.

Ya inició el proceso electoral, vemos cómo partidos y grupos disputan las candidaturas, se conforman frentes y se comienzan a agrupar en coaliciones electorales, donde el centro de la coincidencia sólo es la disputa por el cargo, no el proyecto de país.

Escuchamos y leemos declaraciones de dirigentes donde la retórica y el lugar común priva, cuando no es ocupado por el ataque y la crítica. Pero al día de hoy no vemos que se discuta el Proyecto de País que pretenden establecer.

Traigo a colación la siguiente anécdota: una vez que se registró ante el INE el Frente Amplio Ciudadano conformado por PAN, PRD y MC, pedí a distintos dirigentes de todos esos partidos copia de la plataforma o proyecto de país que pretendían. En el mejor de los casos aceptaron que todavía no llegaban a eso. A lo que pregunto, ¿cuál es el espíritu del Frente si no tienen un programa o proyecto de país en conjunto? Otros sólo me ignoraron, algunos me acusaron de boicoteador pagado por el “Peje” o Peña, sólo por pedirles algo que tendría que darles origen.

En el caso de los candidatos independientes no es distinto, los que se han presentado con la intención, principalmente Margarita Zavala o el “Bronco” no lo hicieron con un proyecto que los respalde, el único soporte es su aspiración y buena intención. Creo que para gobernar este país se requiere más que eso.

Hay que destacar que la izquierda electoral tiene más de 12 años sin un verdadero proyecto alternativo de Nación, un proyecto integral que puntualmente se diferencie de las opciones que ya tuvieron la oportunidad de gobernar México. Hoy el hambre por los resultados electorales ha provocado sólo el interés de los partidos por impulsar una agenda coyuntural que para la situación que vive el país es demasiado corta. Lamentablemente se carece de un documento ampliamente reflexionado, debatido y trabajado por los sectores progresistas e ideológicamente comprometidos, que englobe de una manera estructural, los principales pilares que el país tiene que impulsar para poder generar mejores condiciones al pueblo de México. El PRD está a expensas de lo que diga el PAN; y MORENA a la voluntad de su máximo líder, López Obrador.

Con todo y lo señalado, estamos a tiempo para que los que aspiran y pretenden gobernar el país trabajen plataformas serias que reflejen el país que pretenden, elaboradas desde la colectividad de los especialistas o producto de recoger el sentir ciudadano, que estos documentos convenzan al electorado además de que la discutan públicamente, que la asuman como un programa de trabajo para su quehacer, ojalá se tomen un tiempo en su desmedida ambición y se pongan a pensar un poco en lo que requiere nuestra nación.

¡Participa con tu opinión!