César Martínez y Azucena Vásquez
 Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 10-Ago.- Los peritos independientes convocados por la SCT determinaron que el socavón del Pasó Exprés de Cuernavaca se originó por fallas en el diseño y en la supervisión de la obra, sin embargo, se negaron a señalar responsables.
Para los especialistas, el primer error fue no haber cambiado la tubería que pasaba por debajo de la autopista, pues su mal estado causó filtraciones y un taponamiento que derivó en el boquete.
“Se debió hacer un exhaustivo recorrido por la alcantarilla, dictaminar su estado y, ante la evidencia del deterioro de la misma, debieron cambiarla por una nueva con diámetro suficiente”, determinó Humberto Marengo, uno de los tres peritos.
Según el mismo, esa vieja tubería se fracturó, probablemente desde el año pasado, y en su interior se generó un taponamiento con basura, desperdicios y ramas, que causó filtraciones y erosión en los muros del Paso Exprés.
En lugar de corregir la situación, se inyectó concreto en dos ocasiones para dar estabilidad a la obra. Sin embargo, la erosión continuó y fracturó el tubo, además de que el cemento tapó el drenaje, y finalmente el 12 de julio se abrió el socavón que causó la muerte de dos personas.
Tras conocer el dictamen, la SCT indicó que la Función Pública es la responsable de determinar si las empresas constructoras, Aldesa y Epccor, serán sancionadas.