Inglaterra vive sus últimos encuentros de liga y los equipos ya conocen por lo que pelean el resto de la temporada, haciendo que disputen de manera más intensa todos los balones que quedan en la campaña. Como parte de la jornada 34 de la Premier League, los Wolves de Raúl Jiménez visitaron al Southampton buscando una victoria que los regresara al séptimo puesto de la tabla que por el momento tenía el Leicester City.
El encuentro no pudo iniciar de peor manera para el Wolverhampton que tuvo uno de esos encuentros en donde nada sale como se esperaba, Jiménez jugó los 90 minutos teniendo al igual que su equipo, una discreta actuación.
Apenas al minuto dos de juego los locales se pusieron adelante con un gran centro de Josh Sims que con un balón raso puso la esférica en zona de peligro, Nathan Redmond se avivó ganándole la posición a la defensa de los Wolves rematando en el área chica, dejando a Rui Patricio sin oportunidad de salvar su marco. Hasta el 28 fue que los Wolves pudieron igualar fuerzas gracias a un tiro de esquina de Joao Moutinho que Wily Boly remató de cabeza logrando el empate parcial.
Lamentablemente dos minutos después la defensa de los Wolves tendría una pésima salida dejando a Redmond mano a mano con Rui Patricio tras un excelente pase de Danny Ings, el delantero del Southampton definió picándole la esférica al arquero portugués marcando su segundo gol del encuentro.
Por más que los Wolves intentaron empatar el encuentro en todo el segundo tiempo, no pudieron generar opciones claras de gol que les permitieran igualar la pizarra. Al 71 tras una serie de rebotes dentro del área, Yoshida cedió para Shane Long que completamente remató logrando el tercero de los locales que amarraron la victoria.
Con la derrota 3-1, los Wolves se mantienen con 43 puntos tras 33 juegos disputados en la temporada, mismos que el Leicester, pero los Foxes tienen mejor diferencia de goles. Vendrá un cierre de temporada en donde los licántropos tratarán de subir posiciones y Jiménez marcar más anotaciones.